TOMAR LAS CORPORACIONES PRIVADAS DE LA SALUD PARA EL PUEBLO

TOMAR LAS CORPORACIONES PRIVADAS DE LA SALUD PARA EL PUEBLO

POR : DIEGO NEYRA

Los pacientes se mueren en el suelo, en garajes o en sus casas. Las corporaciones de clínicas particulares cobran entre 5 mil y 20 mil soles el día de hospitalización, y están comercializando las pruebas rápidas, haciendo negocio en medio de la muerte y desesperación de los peruanos.

Los neoliberales dijeron que había que entregar la salud a los privados, que el Estado no debía invertir, que era “gasto”. Ahora fingen compasión cuando se sabe que no hay oxígeno para los enfermos, que no hay ventiladores, que no hay tratamiento, que los mismos médicos y enfermeras mueren en sus propios hospitales por la falta de insumos y equipamiento.

La idea de que las corporaciones privadas iban a gestionar mejor el sistema de salud se cae por pedazos. No solo no están en la capacidad de contener la epidemia, sino que están lucrando con ella. Y ante eso, el Estado no se inmuta. El presidente y el ministro de salud prefieren seguir respetando el dogma del “libre mercado” y permiten que las clínicas subasten los ventiladores mecánicos, las camas de UCI, el oxígeno y los medicamentos elevando sus precios a cifras impagables hasta para la clase media. Están más preocupados en desembolsarles dinero del Estado a las AFP, valga decir a los bancos.

En estos momentos de crisis, las excusas de Vizcarra son inútiles. Se requieren medidas fácticas, radicales para permitir el acceso a los servicios de salud. El Estado, mediante las Fuerzas Armadas deben asumir el control de las grandes clínicas particulares y poner su infraestructura y recursos al servicio de todos los peruanos, sin distinción económica o de clase. Asimismo, debe monopolizar la adquisición y distribución de las pruebas diagnósticas, para que ningún peruano se quede sin tratamiento o diagnóstico por falta de dinero. La atención de salud debe ser absolutamente gratuita en todos los establecimientos, públicos y privados, cuyo control debe ser asumido por el Estado.

Las Fuerzas Armadas no pueden relegar su papel a cuidar calles o formar tranqueras en las vías, deben ser los garantes de la distribución de alimentos, medicinas, pruebas diagnósticas y atención médica para el pueblo peruano.

Agregue un comentario

Close Menu