¡QUE SE VAYAN TODOS, NUEVAS ELECCIONES!
Fuente: distintaslatitudes.net

¡QUE SE VAYAN TODOS, NUEVAS ELECCIONES!

POR: MARCO FLORES

El presidente Martín Vizcarra en su discurso a la nación por 28 de julio, acaba de presentar un proyecto de ley para adelantar las elecciones al 2020 y por consiguiente disolver el Congreso. Esta iniciativa que será refrendada vía referéndum, tendrá que pasar por las manos del pleno de ese mismo Congreso de la República, que desde hace unos días se encuentra presidido por el fujimorismo.

Tener el control de la presidencia del Congreso de la República, posibilita según reglamento del Congreso, la potestad de elegir los proyectos que entran en la agenda de debate y prioriza los proyectos ley que estime de interés nacional. Por lo tanto, este no va a ser un proceso rápido, sencillo y ni mucho menos pacífico, por el contrario nos va a tener bastante entretenidos en ese debate, con un Congreso arrinconado, descalificado y deslegitimado y con una ciudadanía ejerciendo presión desde las calles, marchando por el cierre del Congreso, pero sobre todo con un Congreso resistiendo desde su espacio a los embates de una gobierno que ha visto como herramienta para crecer en popularidad, el golpear al desprestigiado Congreso.

Una carta que ha intentado jugar el fujiaprismo, es llamar continuamente al presidente a priorizar en el debate y en su gobierno la resolución de las problemáticas que afectan al pueblo en su cotidianidad, es decir “trabajar por lograr el crecimiento económico”, seguridad ciudadana, reducción de la violencia contra las poblaciones vulnerables, etc. Este discurso que tiene una repercusión en la vida de los ciudadanos, es usada por el fujimorismo más por estrategia que por verdadero compromiso o interés por solucionar estas problemáticas, recordemos que en los debates en el pleno del Congreso, siempre votan contra la gente, como en las exoneraciones de impuestos a las grandes empresas. Ver al fujiaprismo potenciando el discurso de solucionar los problemas de los sectores populares como su caballito de batalla va a ser cotidiano para tratar de revertir su mala imagen y salvar sus escaños que sin duda es lo que más les importa, pues muchos de ellos solo siguen libres porque la inmunidad parlamentaria los protege y les da un tiempo más para defenderse de las diversas acusaciones que pesan sobre ellos desde el poder que el cargo les otorga.

Por otro lado, esto no hace más que reforzar el hecho de que la ‘gobernabilidad’ por la que pugnan los sectores institucionalistas se encuentra gravemente afectada, la constitucionalidad de la propuesta legal presentada por el presidente va a ser también puesta en debate, lo cual pone de manifiesto que los mecanismos constitucionales como la “Cuestión de Confianza” o los procedimientos necesarios para la disolución del congreso y los parámetros par la “Convocatoria a Nuevas Elecciones” que se institucionalizaron en el marco de la Constitución del 93, se ven sobrepasadas en la realidad y requieren ser repensadas en el marco del debate por una nueva #Constitución, que legisle de forma adecuada los procesos a los que aludimos. Nos encontramos entonces también en un momento constituyente, en un momento en el que el Perú requiere una Nueva Constitución que le posibilite la resolver las múltiples problemáticas que aquejan a los peruanos y peruanas.

Otro de los anuncios que hizo, Vizcarra es la creación y presentación de una nueva “Ley de Minería” que ponga nuevas reglas de juego, buena iniciativa con miras al futuro del tratamiento la explotación minera en el Perú, pero en cuanto a las concesiones mineras que se encuentran ya con licencia, como ‘Tía María’ u otros que se encuentren en pleno desarrollo no serán afectadas, pues la ley no se aplica de forma retroactiva, pero ¿Qué hacemos para solucionar los conflictos sociales y medio ambientales que enfrentamos hoy, producto de una deficiente regulación o simplemente de la corrupción de los funcionarios que otorgaron dichas concesiones, qué hacemos para cubrir los cerca de 25 mil millones de soles, que va a costar la deuda ambiental que nos están dejando las empresas que han operado hasta la fecha y mediante contratos leoninos se han enriquecido con nuestros recursos naturales, sin siquiera pagar impuestos como se debe? En este punto la modificatoria del capítulo económico de la Constitución para habilitar a un gobierno patriótico y revolucionario a renegociar los ‘Contratos Ley’ sigue siendo la ruta adecuada a fin de evitar que estos proyectos mineros sigan trabajando en condiciones desventajosas para el país.

Agregue un comentario

Close Menu