¿QUE HACEMOS CON LOS JÓVENES?

¿QUE HACEMOS CON LOS JÓVENES?

Por: Ronald Aguirre

En el marco de la preparación para el bicentenario, las instituciones educativas secundarias y juntas vecinales deben ser capaces de promover figuras representativas y empoderadas desde la esfera escolar y ciudadana en la región, jóvenes que asumiendo con liderazgo las actividades educativas, artístico – culturales, deportivas y laborales sean la expresión de la personalidad de un nuevo ciudadano, sensible, culto y consciente de su entorno.

Algunos datos nos dan con nitidez la imagen de la actual situación de los jóvenes en la región Lima. De acuerdo al censo 2017 del INEI, la población de  entre15 a 29 años en la región es de 237,402 individuos, de los cuales el 17.6% ni estudia ni trabaja [nini], por lo tanto se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad. En el área urbana el 18.4% y en el área rural el 14.4% se encuentran en la misma situación. La tasa más alta de  que no estudian ni trabajan están en el grupo de 25 a 29 años de edad (19.4%) Al rededor del 20% 4740.4 de los censados son pobres divididos en 118576 hombres y 118 826 mujeres, de las cuales el 12.7% de mujeres entre las edades de 15 a 19 años, estuvieron o llevan un embarazo,  de las mismas solo el 6.8% cuenta con estudios superiores, 11,2 estudiaron secundaria y el 42% solo estudio primaria, en la mayoría de los casos, dejan sus estudios para dedicarse a su embarazo o trabajar. Estableciéndose nuevas condiciones de relación principalmente de dependencia económica ya sea con los padres o pareja, ello afianza lo disfuncional en los hogares, donde la violencia y la carencia de principios, valores morales, forman parte del imaginario de los adolescentes, quienes terminan reproduciendo y normalizando.

Al buscar un ¿por qué? solo hallo una respuesta: “la inacción de los actores políticos y sociales, de nuestra región”. Por tal motivo la propuesta de solución es compleja, se debe articular a todos los actores sociales, culturales, económicos y políticos, de la ciudad, fortaleciendo municipios escolares, juntas vecinales, organizaciones juveniles y su consejo de juventudes, como también las que se hayan vinculadas a las fuerzas del orden y de seguridad ciudadana, como amigos de los policías, entre otros, para lo cual es necesario crear redes sociales o mecanismos de interacción entre dichos entes, tal sinergia, debe orientarse a disminuir los índices en la delincuencia, la deserción escolar, el embarazo adolescente y la violencia familiar.

Entonces para solucionar tales problemas se requiere estrategias y acciones coordinadas, entre todos los actores municipales, regionales, sectoriales y sectores de la sociedad,  buscando mejorar el tejido familiar, social e institucional. Así mismo debemos promover la solidaridad, mediante la participación ciudadana en las juntas vecinales y asociaciones culturales, grupos juveniles, grupos de teatro, de todo tipo de danza y bailes, juventudes de organizaciones políticas, grupos juveniles religiosos y demás.Y en esa articulación ir construyendo una nueva generación.

This Post Has One Comment

  1. Creo que las medidas expuestas no son tan eficientes aunque parezca lo contrario, en mi humilde opinión y como joven universitario pienso que deben crearse en cada región escuelas de Oratoria y liderazgo gratuita, además de un biblioteca equipada con el fin de despertar el pensamiento crítico de cada joven. Saludos desde Cusco

Agregue un comentario

Close Menu