¡PROHIBIDO OLVIDAR! SIN BORRÓN Y CUENTA NUEVA

¡PROHIBIDO OLVIDAR! SIN BORRÓN Y CUENTA NUEVA

Por: Juan Ravines

Las transformaciones sociales implican cambios estructurales a nivel económico y político, pero sobre todo, en una determinación recíproca, cambios culturales perceptibles en los discursos cotidianos, en las lógicas ancladas en el denominado “sentido común”. Los grandes estallidos sociales producto del resquebrajamiento de la hegemonía política de la clase dominante, no irán más allá en la realización de sus demandas de transformación social, si su avance no se sostiene sobre un trabajo cultural previo que sirva de soporte de la movilización de las mayorías excluidas.

Sin un enfrentamiento ideológico que socave las bases culturales y los significados de la clase dominante, las victorias de los dominados no son sostenibles. Por eso, las narraciones contra hegemónicas no solo emergen de la crítica del presente y la propuesta alternativa de futuro, sino de un ejercicio de memoria que re-significa al pasado, retrotrayendo no solo las victorias, sino también las derrotas de los “condenados de la tierra”, en la promesa de búsqueda de justicia y reivindicación. Por lo tanto, los que ahora buscamos una alternativa al modelo neoliberal de saqueo y destrucción,  en la novísima unidad de las izquierdas encabezada por PL y MD, estamos atados a un imperativo moral ineludible: ¡Prohibido Olvidar!

¿Cómo es posible entonces que fuerzas políticas que se autodefinen transformadoras, promocionen abiertamente la unidad con sectores  cuyas dirigencias representan la impunidad? ¿Cómo es posible que incluso, Nuevo Perú, busque congraciarse con un personaje de la calaña de Yehude Simon, premier de Alan y abierto cómplice de la masacre del Baguazo? La respuesta es simple: esa transformación es pura pantomima y re-acomodo politico.

Ahora más que nunca tenemos que decirle al pueblo peruano, una y otra vez: ¡Prohibido Olvidar!, cada una de las luchas, cada una de las muertes, de la sangre derramada por los luchadores sociales, en Conga, en Tía María, en el Aimarazo, en Rio Blanco, en el Baguazo. ¡Prohibido Olvidar!

¿Qué hace una fuerza política que dice buscar  la transformación de la patria, juntándose con un Yehude Simon y otros traidores de su tipo? Simplemente ceder, subordinándose ante la clase oligárquica que justifica la muerte de los “alborotadores”, haciendo uso de “un borrón y  cuenta nueva” que no es otra cosa que una vil forma de perpetuar la impunidad.  Una alianza de este tipo no implica un enfrentamiento, sino un fortalecimiento de las bases culturales del Modelo Neoliberal. Estamos advertidos.

Agregue un comentario

Close Menu