PERÚ SIN RACISMO

PERÚ SIN RACISMO

POR : LISBETH HUAMÁN

¿Alguna vez te sentiste superior a alguien? Puede que haya sido porque lograste hacer lo que otra persona no pudo o tal vez porque en algún momento creíste que tu conocimiento era superior al de la otra persona, suele suceder.

¿Sabías qué hay personas que se sienten superiores por el simple hecho de ser blancos y que además menosprecian a los que creen que son supuestamente inferiores a ellos? La palabra que logra plasmar este comportamiento en una sola: RACISMO, término que la RAE describe como “alterar el sentido racial de un grupo étnico que suele motivar la discriminación o persecución de otro u otros con los que convive”.

En el Perú el RACISMO es una problemática que se vive día a día, a pesar de que es un país megadiverso (lenguas indígenas, pisos ecológicos, culturas, gastronomía, biodiversidad, mestizaje).

En nuestro país mayormente se discrimina a la población proveniente de los pueblos de la sierra y la selva peruana. Sin embargo, los visitantes extranjeros son más aceptados en nuestra sociedad, por el simple hecho de que los peruanos tienen la percepción de que lo de “afuera es mejor”.

El racismo en el Perú es una forma psicológica de “blanquearse”, ya que somos un país eminentemente mestizo en el cual se practica un racismo solapado. El Perú es un país en donde los provincianos andinos y amazónicos que vinieron a las grandes ciudades (antes que los otros) discriminan a sus “paisanos” recién llegados, esto como una forma de negación de su cultura, a la sociedad de donde provienen.

El racismo juega un papel importante visibilizando la falta de unión de las sociedades, en el cual se acentúa la pobreza, la inequidad de oportunidades, acentuando e incrementando la exclusión social, impidiendo así el desarrollo basado en la integridad e igualdad.

Es fundamental la lucha contra la discriminación racial, el mismo que se presenta como un desafío impostergable. Enfrentarla de manera decidida e integral constituye una tarea que se debe atender de inmediato, dicha práctica es un obstáculo importante para construir una verdadera nación de ciudadanos y ciudadanas.

Si bien es cierto, existen instituciones que se encargan de defender a las personas discriminadas, pero, ¿y si ponemos de nuestra parte y cambiamos nuestro pensamiento? De forma natural empecemos a tratar de igual manera a los demás, de esta forma estaremos formando un Perú mejor, sin estereotipos y con valores correctos para defender nuestra dignidad y libertad.

¿Te atreves a cambiar? ¿Quieres hacer de tu país un lugar sin estereotipos? Dejémonos de clasificarnos unos a otros. Porque las razas no existen, el RACISMO SÍ.

Agregue un comentario

Close Menu