OCTUBRE 2019: EL PERÚ SIGUE SIENDO COLONIAL

OCTUBRE 2019: EL PERÚ SIGUE SIENDO COLONIAL

Por : MARCO SIPAN

A casi 200 años de la república criolla, continúa el pillaje y el saqueo de los “invasores” principalmente “extractivistas”, que junto a la oligarquía empresarial, dominan y explotan, sin impedimentos, el capitalismo peruano.

Estas exclusivas familias millonarias dueñas del oro, el litio, el comercio, los grandes medios, la mayoría de las finanzas y prácticamente todas las riquezas y el patrimonio del Perú, son los jefes de cuanto político conservador, liberal o de “izquierda” aparece, financian  a casi todos los políticos, tanto a fujimoristas cómo a su oposición más radical.

Esta oligarquía cumple el papel de “encomenderos” del imperialismo moderno, y sostiene a toda una burocracia neoliberal corrupta que está inmersa en las grandes empresas, en las principales instituciones públicas y en los medios de comunicación, una élite que cómo en época virreinal, se creen los propietarios del estado, del territorio y de los pueblos.

El colonialismo, explica Aníbal Quijano, empieza con la invasión del continente, por parte de los españoles, que luego de sus victorias militares, se asumieron como conquistadores de todos estos vastos territorios, que después se llamaría “América” y particularmente el Perú. Y al organizar la sociedad  y la economía en su beneficio, distribuyeron los trabajos a cada grupo social según la idea de “raza”.

Los españoles dijeron que en el mundo habían “diversas razas” que se evidenciaban con las “diferencias físicas” es decir habían distintos “seres humanos”, unos supuestamente superiores y otros inferiores, producto de la propia “naturaleza”. Con ello, la idea de raza se convierte en un dispositivo que ubica jerárquicamente a los grupos sociales dentro de la estructura social según sus diferencias biológicas. Lo mismo va suceder en otros continentes.

Con el tiempo, los españoles y portugueses en América se llamaron a sí mismos “blancos”, creían que la colonización del planeta demostraba que eran la raza “superior”. Con el sacrificio y muerte de millones de gentes trabajando en las minas de los Andes extrajeron el oro y la plata con el cual financiaron la expansión planetaria del sistema-mundo capitalista europeo. Impusieron la servidumbre para los que denominaron “indios”, uniformizando a la vasta diversidad de pueblos originarios de la costa, sierra y la selva; también impusieron la esclavitud a los que se les llamaría “negros”, personas traídas del África,  todo en función de la acumulación capitalista global.

Los blancos con títulos de noble, se apoderaron de los oficios dentro del estado y el ejército, los demás se ubicaron como propietarios ricos o pequeños propietarios, hacendados, comerciantes, artesanos, trabajadores asalariados. Al controlar los recursos naturales, el trabajo y la cultura a través  de la religión, justificaron su condición de “dominantes”, utilizaron a la iglesia y luego la universidad hacer científicas las diferencias raciales y de superioridad.

A nivel continental, los autodenominados “blancos” eran todos los países que también tenían colonias en diferentes puntos del planeta: Francia, Gran Bretaña, Holanda, y quien poseía importantes ciudades dedicadas al comercio capitalista como Italia. Posteriormente todos comenzaron a llamarse “europeos”. Con el tiempo, Alemania y luego Estados Unidos se integran a esta geo-cultura, liderando un proceso de industrialización mundial y van a comenzar a llamarse el “occidente”. Y es ese “occidente”, el que coloniza nuestros territorios, sus actividades extractivas en múltiples zonas ha traído la destrucción de los territorios de nuestros pueblos. Con el patriarcado han escondido de nuestra historia la heroicidad y creatividad de miles de mujeres. A través disciplinas de las ciencias sociales, nos han impuesto la idea de estado, mercado y sociedad, logrando implantar todo un sentido común que los favorece durante siglos que han terminado por generar, lo que los decoloniales llaman, un epistemicidio: la muerte de nuestros saberes originarios y ancestrales. Sobre esto, impuso la república criolla.

La globalización económica y mediática como la que existe actualmente liderada por los Estados Unidos no es una integración de cooperación entre los pueblos del mundo, es una zona de negocios donde se utilizan a los estados nacionales en favor del mercado internacional para generar inmensas ganancias para unos cuantos grupos económicos y establecer un patrón de consumo que está matando al planeta.

Esta globalización es también su estrategia de apropiación de los recursos naturales de los países coloniales en favor a su economía capitalista y de su cultura eurocéntrica/urbana/moderna de progreso sin fin. El occidente ha conquistado nuestro sentido común y colonizado nuestro saber. Y con esta estrategia de colonización/moderna destruye nuestro hábitat y extrae la riqueza que produce el trabajo de los millones de peruanos, dejándonos sin recursos para afrontar nuestros principales problemas.

El racismo sigue sirviéndole a los intereses capitalistas y no solo tiene  que ver con la pigmentación de la piel. Clasifica a los grupos sociales entorno al acceso a toda la geo-cultura occidental. Hoy la “blanquitud” se pone en manifiesto con conceptos como: “desarrollado”, “moderno”, “progreso” en contraposición a lo “atrasado”, “premoderno”, “primitivo” o “subdesarrollado” , siempre en contra posición al campo y al mundo agrario.

Se ha visto en cada conflicto socio-ambiental entre las mineras y los pueblos, donde ha habido toda una estrategia publicitaria para posicionar a las minas como lo moderno, el desarrollo y el progreso y a las comunidades y diversas organizaciones del pueblo se les ha construido una imagen de “atrasados”, “premodernos”, “primitivos”, “subdesarrollados”, con la intensión de inferiorizar sus reclamos para que no se han tomados en cuenta. Vil racismo.

Las burguesías que han gobernado el país, populistas y aristócratas han utilizado  la idea de “desarrollo” a todo gusto, y además se han hecho dueños de los logotipos de la “democracia”, “estado de derecho”, “libertad”, la “verdad” y otras más. Han propagandizado que quienes se amoldan a la globalización en curso aprovecharan sus beneficios, serán los mejores, buenos y bellos, dando la apariencia de oportunidad e igualdad.

La estrategia de los “exitosos” del modelo neoliberal, pretende que no nos demos cuenta que son la misma clase social, los descendientes de los antiguos dominadores, hoy convertidos oligarquía y los capitalistas europeos, norteamericanos y demás, son los funcionarios del imperialismo, se han hecho propietarios de los “exclusivos” negocios capitalistas en el país, teniendo al estado a su disposición, expresando una “blanquitud” de mayor peso simbólico, donde las nuevas palabras utilizadas son “los inversionistas extranjeros”, los “grupos de poder económicos”, los “técnicos”, los “expertos”,  etc.

Mientras que a los descendientes de los pueblos originarios de estas tierras, desde mucho antes que se llamará Perú. Les dijeron que convirtiéndose en  mestizos, mezclándose  con una raza superior podrían ser desarrollados. Les dijeron que abandonen el campo para que encuentren la felicidad en las ciudades y como migrantes perdieron parte de su cultura. Y en las ciudades les dijeron que ya no eran indígenas, que aprendiendo la cultura del criollo, serían peruanos modernos y aparecimos los cholos. Y a los descendientes de los negros y los chinos los han convertido en cholos y a los blancos sin plata, ni propiedades, también. Y hoy a través de la publicidad  nos inventan como “emergentes”, “emprendedores”,” ciudadanos”,”consumidores”, con la intensión de seguir alienándonos.

Y a los cholos, les ha tocado construir desde cero todo el país, crear ciudades donde no existía nada. Sin embargo, la cultura dominante los publicita como los informales de todo: mineros informales, transportistas informales, comerciantes informales, etc.,  o les destina ciertas profesiones como profesores, o espacios cómo las universidades públicas y los “conos”.  Y si vemos las estadísticas de pobreza ¿quiénes son los que se encuentra ahí? Obvio los cholos.

Y son cholos todos, si viven en las grandes ciudades cómo Lima, Arequipa, Trujillo u otra, aunque sea en la periferia, porque si viven en el campo y se dedican al agro, a los cholos los consideran “indios” o mejor dicho “ciudadanos de segunda categoría”, esos que no salen protagonizando ninguna telenovela o en los reality  show, tampoco en los comerciales de exclusivas marcas, ni sus fotos acompañan los escaparates de los grandes malls. Esto no es más que, la tan mentada “herencia colonial” que quiso derrumbar el Gral. Velazco. Y no es algo referido al pasado, sino que habita entre nosotros y sirve como dispositivo de quienes se creen con derechos y privilegios por la naturaleza, sea esto en el campo académico, moral, político y en todo.

A casi 200 años de república criolla,  los políticos criollos quieren convencer al pueblo que el nuevo Virrey es menos malo que el anterior. Y aunque sea despiadada o inepta su administración, solo el Rey Trump (la embagada gringa y USAID) pueden decidir cuándo cesa su función o el apellido del noble que luego gobernará con mayor compasión.

 

 

 

This Post Has One Comment

  1. Importantes razgos de antropologia forense de esos cadaveres oligarquicos que aun infectan la vida politica del Peru.

Agregue un comentario

Close Menu