¿NO ERA QUE TODOS LOS MUERTOS MERECEN RESPETO?
Foto: Andina

¿NO ERA QUE TODOS LOS MUERTOS MERECEN RESPETO?

POR: JUAN CARLOS GILES

“No ha muerto un terrorista despreciable cuyo suicidio podríamos celebrar sin remordimientos” dice la bien pensante, Patricia del Río refiriéndose a las opiniones encontradas que despierta la muerte de García.

Bueno pues, “a confesión de parte relevo de prueba”, según reza un principio del derecho procesal. La derecha blanca, la viejísima y descompuesta derecha de privilegios, de señores y señoras de horca y cuchillo, en la pluma de Del Río, pide humanidad para los corruptos y para los despreciables políticos y políticas que desde que se creó la República y con una lamentable continuidad nos conducen, como decía Gonzales Prada, a un país en el cual “donde se pone el dedo brota la pus”.

Políticos y élites que han promovido y promueven prácticas que destrozan a nuestro país, que corroen los lazos sociales más básicos, con el cinismo y con la angurria infinita de dinero y poder, etc.

Pero cuando se trata del “terrorista”, vale “celebrar sin remordimientos”, vale el regodeo de su muerte y su tortura y su ejecución extrajudicial. Como ocurrió con las muertes de los integrantes del MRTA en la embajada del Japón, incluso con aquellos que se rindieron y que fueron asesinados luego de deponer las armas.

Y ojo bien sabemos que en el Perú desde 1980 (y en gran parte por responsabilidad del senderismo) terrorista es el sindicalista que hace huelga, la comunidad que toma la carreteras para que sus hijos no sigan teniendo metales pesados en el cuerpo por las mineras, las personas que protestan ante las miserias de las AFPs, a los indígenas que en Bagua intentan sacudirse de las petroleras y de las leyes del tipo del perro del Hortelano.

Pero asumamos por un instante (el supuesto negado) que todos estos rebeldes, son en efecto, terroristas… ¿No era que todos los muertos merecen respeto? ¿Que todas las familias merecen empatía ante sus muertos? ¿Que por malvado que sea una persona existe un límite para los señalamientos y los odios? Pues no. Para la derecha queda claro que sus muertos, los corruptos y los abusivos, merecen descanso y consideración y los otros, sus adversarios extremos, merecen sufrimiento eterno.

En este momento clave, es importante posicionarnos con pasión y con reflexión. Y en esa necesidad de posicionarnos desde las izquierdas radicales (no violentistas) afirmamos: paz y vida para todos, incluso para Alan García e incluso para Guzmán.

Y, con la misma fuerza para ambos, y para el todo país, para aprender y no repetir. Verdad, justicia y memoria.

This Post Has One Comment

  1. Pero la historia de la humanidad es la lucha incesante de clases, solo si hay un sistema regula trío y creador de equidad, justicia igualitaria, acceso a condiciones de vida y oportunidades para todos y todas en equilibrio, democracia y justicia social, entonces, solo entonces los muertos valdrán igual para todos y todas. Si la vida no vale igual imaginate. Las buenas intenciones son solo eso. Un grana abrazo.

Agregue un comentario

Close Menu