MINISTERIO DE (UN SECTOR DE LA MUJER) CRÍTICA A SU POLÍTICA Y ACCIONES
Fotografía: Onda Regional de Murcia

MINISTERIO DE (UN SECTOR DE LA MUJER) CRÍTICA A SU POLÍTICA Y ACCIONES

POR: ARIANA LLERENA

Mientras la ministra y compañía se dedican a conmemorarse entre ellas, LAS MUJERES AMBULANTES, MADRES DE CERRO DE PASCO, MUJERES MIGRANTES MALTRATADAS Y LAS TRABAJADORAS siguen siendo invisibles ante los ojos del MIMP.

No olvidamos que unas de las acciones de este ministerio fue producir mandiles de color rosa con la frase “Hombres por la igualdad” e invitar a las autoridades del Ejército Peruano a usarlos en una conferencia de prensa incitada por la ministra Gloria Montenegro. Más allá de la ridícula ola de machistas y simpatizantes de derecha comentando en burla y odio este accionar, se necesita un análisis más profundo desde las organizaciones de izquierda que reconocen al feminismo popular y de clase como una herramienta fundamental para el desarrollo del Perú.

Según el  Sistema Electrónico de Contrataciones del Estado (Seace) se invirtió 1 850 243 soles en productos para promocionar el proyecto “Hombres por la igualdad” entre 2018 y 2019, una gran cantidad de dinero que podría ser invertida en abastecer los Centros de Emergencia Mujer (CEM) que en su  mayoría se encuentran desabastecidos, abandonados o con una casi nula atención a la mujeres que llegan a pedir auxilio. Sabemos esto gracias al testimonio de mujeres de 20 a 35 años que han sufrido violencia física, sexual y psicológica y acudieron a estos centros en donde no encontraron la ayuda suficiente para sus casos o salvaguardar su integridad. Por otro lado tenemos la imagen de la autoridad del Ejército vistiendo el mandil rosado solo como un mero espectáculo popular y mediático, sin alguna autocrítica o trabajo previo para la concientización de una igualdad entre hombres y mujeres. También el hecho de reforzar estereotipos como el uso del mandil o el mismo color rosa, todo esto nos demuestra lo limitado que es el feminismo institucional.

Y decimos feminismo institucional porque el feminismo no es uno solo, existen vertientes que priorizan las problemáticas de clase y género que las mujeres sufren como la violencia económica, un tipo de violencia que no es visibilizado o tratado dentro de las instancias del MIMP. Ejemplo de ello es la nula preocupación por las mujeres maestras/profesoras que salieron a las calles en junio y julio del 2019 a protestar exigiendo el reconocimientos de sus derechos o el de mujeres madres y sus familias expuestas a las consecuencias de la minería en Cerro de Pasco. Entonces sabemos y nos queda claro que la agenda del MIMP jamás estará  acorde a la problemática de la mujer de clase trabajadora, en un sistema económico que violenta y mata, dentro de una agenda que solo sirve a la problemática de un solo sector de mujeres.

Como siempre, el género nos une la clase nos divide.

Agregue un comentario

Close Menu