LOS MARTILLAZOS DEL MINISTRO ZAMORA

LOS MARTILLAZOS DEL MINISTRO ZAMORA

POR: JOSE CELIZ VASQUEZ

El 20 de marzo último los pasos caminados por la ministra Elizabeth Hinostroza hacia el abismo de nuestro sistema de salud pública empezaron a ser caminados más de prisa por el ministro Víctor Marcial Zamora Mesía quien asumía la cartera del ministerio de Salud.

Pocos días después de este explosivo asenso comunicó en conferencia de prensa junto al primer mandatario Martín Vizcarra  que la estrategia para disminuir el avance de la Pandemia por el COVID19 en el Perú y lograr la curva de descensos era aplicar “martillazos”, los cuales serían la solución para achatar la curva. Los que hacemos salud pública, asistenciales o administrativas empezamos a indagar de que se trata los “martillazos” en salud pública, epidemiología o infectología. Empece a buscar en la memoria si algo de ello he escuchado en los estudios del pre-grado o post-grado, y no encontré nada parecido.  En mis años de medico del sistema de salud pública y  de gerente en el sector o en los diferentes espacios de gobierno donde me ha tocado estar, tampoco recuerdo este escalofriante termino, que más relación encuentro con el siniestro Clímaco Basombrio que la prensa lo bautizó como el “Loco del Martillo” que victimó a Ida Merino Alburquerque en el 2001. Entonces tal vez “los martillazos” se una terminologá  acucuñada por Zamora o por los vitalicios asesores del ministerio de salud, muchos de ellos ex ministros y que gracias a sus antipatrióticas gestiones anteriores, nuestros hermanos se están muriendo en las calles por el precario sistema de salud a los que nos han llevado en las últimas décadas.

Con las mismas recetas fracasadas pretendieron minimizar esta pandemia, optaron por una estrategia que a todas luces se evidencia como un fracaso, y que ahora va en piloto automático. Nadie sabe que son “Los Martillazos” de lo que habla el ministro. Lo poco que conocemos del ministro Zamora es que trabajó con USAID, organismo financiado por el Banco Mundial, que a través de un sinfín de ONGs se ha convertido en una institución de intervención mundial. Él no tuvo mayor protagonismo, ni logro alguno,  como asesor el despacho de la señora ministra ZULEMA TOMAS GONZALES, que tuvo que ser removida por llevar a familiares en las instituciones del estado;  fue invitado por la alianza fáctica entre Martín Vizcarra y la izquierda caviar.

Es necesario comentar con indignación muchos hechos que se vienen ejerciendo contra del pueblo, detallaré algunos en estas líneas.

Primero hay que recordar que fue en el poco trasparente segundo gobierno del difunto Alan García, donde el señor Ugarte su Ministro de Salud, hoy gerente de operaciones de ESSALUD  y asesor del comando COVID19;  con resolución ministerial 062-2010-MINSA impuso las compra de oxigeno medicinal al 99% – 100% por encima de lo establece el Petitorio Único de Medicamentos Esenciales para el Sector Salud, hasta esa fecha las empresas peruanas producían oxígenos al 95% como en todos los países del mundo incluido Estados Unidos que es unos de los países con más altos estándares para el uso de medicamentos.

Obviamente esto estableció una barrera sin sustento técnico, cuyo objetivo fue quebrar la industria peruana y dar paso como en todos los rubros (hidrocarburos, agroindustria, medicamentos, etc) a un monopolio. Porque para producir oxígeno al 99% – 100% se usa el sistema CRIOGÉNICO en tanto para producir oxigeno medicinal al 95% se usa el sistema de ABSORCIÓN más barato y de producción a gran escala. Las medidas tomadas por Ugarte favorecieron a la alemana LINDE y a la estadounidense AIR PRODUCT. Por eso preguntamos ¿Cuántas vidas se hubieran salvado si  no existiera el monopolio de la producción de oxígeno en el Perú?

Otros ex ministros y hoy asesores también en el gobierno del traidor Ollanta Humala en el 2012  centralizaron las compras de medicamentos contradiciendo inconstitucionalmente la ley de descentralización y autonomía de los gobiernos regionales quitándole su potestad. Ordenaron que el MINSA  a través de la DIGEMID, estableciera que ningún gobierno regional con las direcciones regionales o gerencias regionales de salud compren ningún medicamento ni insumos con la excusa de la “calidad y los costos”. Comenzaron las compras corporativas nacionales donde los directores de las unidades ejecutoras de salud éramos citados dos veces al año a Lima a firmar las compras que el MINSA realizaba a las grandes corporaciones internacionales quebrando también a las pequeñas empresas peruanas que venden los productos en las regiones y vaya sorpresa muchos de los medicamentos e insumos que se compraron son más caros que los venden en las diferentes regiones.  Si estos son los expertos por los que pasa las decisiones de la salud en el país, no podemos tener resultados diferente, si siempre se han hecho lo mismo.

El presidente Martín Vizcarra en la quincena de marzo anunció que estaban comprando un millón y medio de pruebas moleculares, en ese ínterin se cambió a la ministra Elizabeth Hinostroza que supuestamente había optado por la compra de las pruebas rápidas, por eso fue su salida entre otras torpezas. El presidente tenía la esperanza que el ministro Zamora, modifique esa compra pero no fue así, también optó por las pruebas rápidas, las mismas que en España e  Italia, ahora ya sin confinamiento, decidieron devolverlas a China, y que en Singapur y Corea del Sur las despreciaron porque no “servían”. Estas solo tienen un 30% de efectividad y no cuentan con la certificación internacional, pero acá  se sigue con la compra de las pruebas rápidas, incluso  ignoran la propuesta de investigadores peruanos que se ofrecieron hacer  pruebas moleculares.

El PCR no es nuevo (la Reacción en Cadena de la Polimerasa) se utiliza en todo el mundo para identificar virus y bacterias en tiempo récord y tenemos biólogos moleculares en el país para hacerlo pero no se quizó dar luz verde. Porque cuando se hace investigación en el Perú no hay las presuntas “comisiones”. Comisiones que si las hay, como ahora la Contraloría ha demostrado, ya que las pruebas rápidas que se han comprado a la misma empresa y en mismo tiempo, tienen diferentes precios. Ahora nos preguntamos ¿porque son tantos contagiados en nuestro país y menos en los países vecinos?.

Los “falsos” negativos” de las pruebas rápidas hicieron generaron el encierro de manera obligatoria a sanos y contagiados “negativos” en las casas. Los anticuerpos que miden las pruebas rápidas o serologías no se elevan hasta los 4 a 7 días o más, en personas sanas inmunocompetentes y en 10 hasta 24 días en personas con comorbilidad (Hipertensión Arterial, Diabetes Mellitus, Obesidad, Cáncer u otra enfermedad) gestantes o ancianos. Hicimos lo que nos receto el banco mundial, la para nada creíble  OMS  que como la esposa del gran Botija “cuando dice una cosa dice otra”.

Nos fuimos a un aislamiento social obligatorio y no a una cuarentena, es la primera vez que se encierra a los enfermos y los sanos juntos. Eso no ha pasado con la peste negra y otras pandemias que registra la historia de la epidemiología,  y que si dieron resultados positivos. La historia señala que siempre se ponen en cuarentena al enfermo mientras el sano tiene que seguir produciendo. Diagnostico que se hubiera logrado con las pruebas moleculares, y no estaríamos ahora teniendo que ver a nuestros hermanos preocuparse que comen hoy, más que por el maldito virus.

Escuchar ahora al ministro en el día 92 de la pandemia que se compraran pruebas moléculas, indigna, eso ya no servirá de mucho, tales pruebas sirven para la CONTENCIÓN  por eso se debió comprar con urgencia antes que lleguemos a mil contagiados.

Las pruebas  rápidas como lo ha usado el mundo son para PRONÓSTICO  es decir para valorar si el paciente esta con la infección activa IgM donde hay que tenerlo en cuidado,  vigilarlo dándole tratamiento oportuno, aun sin existir la cura definitiva, con algunos medicamentos que están dando ciertos resultados, como la ivermenctina, la hidroxicloroquina  y otros, haciendole la vigilancia clínica y epidemiológica. O la IgG que nos indica que la infección ya pasó y ese paciente probablemente ya no se complique y ya no contagie.

En el Perú hasta hoy  las pocas pruebas moleculares, el ministerio los ha reservado para los ricos y sus clínicas privadas AUNA, SAN PABLO y otras; no para los policías, ni militares, mucho menos para los trabajadores de salud, siendo los principales soldados de esta lucha. Vaya sorpresa Instituto Nacional de Salud que las realiza no les cobra ni un céntimo a las clínicas privadas. Pero para los paciente pobres del SIS encontrar una prueba molecular es como encontrar un funcionario público honesto en estos gobiernos de turno.

Unos morirán en sus casas, otros en las calles, otros en el hospital; en el día 90 cuando alcanzamos la mayor tasa de muertes más de 200 en un día el ministro dijo que raro es una sorpresa, sin embargo todos somos testigos que estos engaños, descuidos e incapacidades se están convirtiendo en lesa humanidad.

En  Lambayeque en la región en la cual trabajo la gente ya empieza a preguntar por sus difuntos ¿cuál será la respuesta del señor Zamora? O la de  sus gerentes  regionales, si muchos no saben ni donde están, los enterró, sin protocolo alguno y sin dignidad como cristianamente en un mundo civilizado se hace. Lo que vemos como sus prioridades como gestión, es que prefieren garantizar el tratamiento para las trabajadoras sexuales antes que para los pacientes con can cáncer, los pacientes cardíacos o miles de pacientes que están muriendo en sus casas por falta de medicamentos o atención especializada e incluso algunas muertes las están pasando por COVID19  ¿desde cuándo la prostitución es una actividad esencial? y si hay que mantenerlas sanas a las prostitutas cuanto igual que al obrero, el ambulante y los miles de trabajadores del Perú.

Pero el martillazo más certero por lo que el ministro, que no merece ni siquiera llevar la insignia de Esculapio, ni formar parte del legado de Carrión fue cuando se negó a traer a nuestro colegas de Iquitos donde más de 20 colegas fallecieron sin oxígeno y sin medicamentos, fue gracias al Colegio Médico que acudió con avionetas privadas al rescate, si no la tragedia hubiera sido peor. No contento con esto trató de enfrentar a nuestro gremio con los demás trabajadores de salud quienes horas después salieron al ataque como si la lucha fuera entre nosotros y no contra la corrupción o  ese monstruo diminuto probablemente creado en algún laboratorio.

El señor Zamora pasará a la historia sin duda, no creo que haya otro en su especie, que haya tenido nuestro glorioso Colegio Médico del Perú. Los martillazos continuaran cada vez se le ocurra hacer algo a este felón, como lo hizo, cuando premio a  los médicos chinos que vinieron de visita, mientras que los médicos que estamos en primera línea de esta guerra no tenemos desde hace 2 meses respiradores N95, ni equipos de protección personal. En 3 meses de lucha cara cara con la muerte ni un sol de bono,  sin embargo si tenemos trágicamente 52 colegas caídos,  52 sueños detenidos, 52 familias en abandono.

GLORiA ETERNA A TODOS MIS COLEGAS  Y COMPAÑEROS DE TRABAJO CAÍDOS EN ESTA LUCHA

Agregue un comentario

Close Menu