LAS AMENAZAS DE PERÚ21

LAS AMENAZAS DE PERÚ21

POR : DIEGO NEYRA

El diario Perú21, de propiedad de los Graña Miró-Quesada, dedicó su editorial del 26 de junio a solazarse con la captura de Gregorio Santos, condenado políticamente por liderar un Gobierno Regional durante dos años (pues fue preso antes de que cumpla su mandato) y que se enfrentó, junto a su pueblo, a los designios de la CONFIEP y de la multimillonaria familia Benavides (Newmont-Yanacocha).

Más allá de sus dogmáticas posiciones ideológicas, y su pobre conocimiento técnico de los pormenores de los juicios que se le siguen a Goyo, esta editorial marca una advertencia y amenaza a los líderes y movimientos populares que se enfrentan a la oligarquía.

En primer lugar, relaciona la resistencia de los pueblos con la pobreza y la residencia andina de quienes llama “pauperizadas huestes” (no ciudadanos). Atribuye la firmeza de sus luchas a que un discurso “logró calar” y se “extendió”, para desencadenar protestas a las que califica de “extremistas” y “bélicas”. Racismo, clasismo y mirada obtusa del país que no sorprende en uno de los voceros menores de la oligarquía. Máxime cuando la directora firmante de la editorial, Cecilia Valenzuela es una conocida defensora de todo lo que implique imponer a sangre y fuego cualquier megaproyecto minero; y es la esposa del dueño de la encuestadora (IPSOS) que le da al presidente Vizcarra 80% de aprobación, a cambio de jugosos contratos por cientos de miles de soles.

En segundo lugar, amenaza a los líderes sociales que valientemente defienden a sus comunidades y pueblos: “Esperemos que todos ellos se miren en ese espejo y eviten correr la misma suerte[…]”.

Este panfleto hace explícita la estrategia general de la dictadura de la CONFIEP para prevenir la revolución que necesita el país y que les arrebatará el poder: judicializar y apresar a quien encabece cualquier resistencia y desafío al poder de las grandes mineras, los bancos y las agroexportadoras. No se van a arriesgar a que un líder político encause la votación mayoritaria que aspira a cambiar radicalmente el Perú. Antes de ello, lo apresarán bajo cualquier cargo fiscal.  Goyo no es el único. Ya han sido condenados Antauro Humala, Walter Aduviri, Vladimir Cerrón y decenas de luchadores sociales que se enfrentaron al Estado de la oligarquía en Bagua, Conga, Río Blanco, Tía María, Las Bambas, etc. Además, por supuesto, de los fallecidos a manos de las fuerzas represivas.

Frente a este enemigo poderoso de todos los peruanos, debemos oponer una estrategia más efectiva: construir cientos de liderazgos político-sociales que puedan encarnar y dirigir la lucha popular camino a Palacio de gobierno; unir en una táctica general nacional a cada una de las resistencias sociales y manifestaciones populares, de tal manera que no se paralice una sola mina, una sola agroexportadora, sino todas a la vez, hasta lograr su nacionalización y que entren a producir para los peruanos; y masificar el Programa de la Revolución Peruana para que cada compatriota lo haga suyo y sepa, al votar o marchar hacia Palacio, que el Gobierno de Salvación Nacional que forje debe convocar a una Asamblea Constituyente Plurinacional para redactar una Nueva Constitución que devuelva el poder al pueblo peruano.

Agregue un comentario

Close Menu