LA VIGENCIA ESTÉTICA DE MARÍATEGUI

LA VIGENCIA ESTÉTICA DE MARÍATEGUI

Por: Jorge Tang

Ya en la segunda década del siglo pasado, José Carlos Mariátegui había advertido el rol del artista en una sociedad industrializada e interconectada con el resto del mundo. Con el desarrollo de la técnica y el avance científico, el escritor había encontrado nuevas maneras de expresión artística, principalmente influida por el psicoanálisis; sin embargo, eran incapaces de proponer una alternativa al imperialismo que, desde la Gran Guerra, se había manifestado en su plenitud. En una sociedad capitalista, mercantilizada, los mercados editoriales, los empresarios y la propaganda dictan las pautas artísticas. El desarrollo de la originalidad y el estilo, condición fundamental del creador, es aplastado por el peso publicitario. El arte y la literatura, de este modo, en nuestro tiempo, presenta más un valor mercantil que un valor intrínseco. Confundido por esta contradicción, intenta resolver el dilema del desarrollo de su personalidad artística o la consagración masiva posicionándose en alguna de estas alternativas: el enclaustramiento estético o la cultura de masas.

Hastiado por la injusticia burguesa, la mercantilización del arte, la indiferencia estética, el artista se encona contra el capitalismo y contempla con nostalgia la sociedad aristocrática, donde la aptitud artística y la plenitud estética se habían desarrollado sin publicidad, y la crítica artística no era una profesión creadora de gustos y tendencias valorativas. (Uno de los intelectuales melancólicos y renegados que adoptaron esta actitud fue Marco Aurelio Denegri). De esta manera, ignorando cualquier éxito comercial, el artista se emancipa y desarrolla su originalidad y estilo a su gusto. Se enclaustra, adopta un humor misántropo y da la espalda a su tiempo. Vive dentro de una torre de marfil, voluntariamente exiliado, al margen de su realidad y su época. La actitud solitaria y la torre acorazada fueron una protesta reaccionaria frente al capitalismo y la masificación artística.

Sin embargo, otros optaron por la cultura de masas, que es de alguna manera una aceptación de las reglas de juego del mercado burgués. El arte aquí cumple una función descriptiva, naturalista. “El populismo proclama su agnosticismo, su neutralidad política”. El artista moldea su obra según los gustos del público. Al enclaustramiento estético le es indiferente la masa demandante y el capitalismo; a la cultura de masas, la originalidad y la innovación estética. De modo que la obra de arte se comercializa como un producto manufacturado; se escurre y complementa con la demanda. Es por esto el fomento de obras rotativas que tengan como objetivo el regocijo del público, escribir solamente lo que quieren leer.

Mariátegui ve esta situación como un estado de decadencia artística en Occidente. La cultura de masas no es sino un síntoma de resignación hacia el sistema. La postura solitaria en la Torre de Marfil es una actitud reaccionaria, una nostalgia de tiempos feudales y aristocráticos; no es una actitud revolucionaria, porque el artista y su época son inherentes. La innovación de las técnicas artísticas y la agudeza de la fantasía no tienen validez si no tienen como fin la construcción de un mito. En otras palabras, el arte y la literatura son los cimientos para el cambio social. La Naturaleza copia al arte; no a la inversa. “La ficción no es libre. Más que descubrirnos lo maravilloso, parece destinada a revelarnos lo real. La fantasía, cuando no nos acerca a la realidad, nos sirve bien poco. Los filósofos se valen de conceptos falsos para arribar a la verdad. Los literatos usan la ficción con el mismo objeto”.

La vigencia de J.C Mariátegui se anuncia en la advertencia de una lucha perpetua en el artista. El artista se nutre de este conflicto interior, más aún cuando la tarea de construcción de un mito a partir de la literatura se ha abandonado, optando por una literatura formalista, apolítica, envuelta en un espejismo narcisista. Renunciar en la actualidad a esta tarea significa renunciar a su condición de artista.

Agregue un comentario

Close Menu