LA HUELGA DE ENACO

LA HUELGA DE ENACO

POR : GUILLERMO BERMEJO

La huelga de los trabajadores de la Empresa Nacional de la Coca S.A. (ENACO) llega al décimo día. Todas las sedes cerradas y paralizadas la compra y la comercialización de la hoja de coca, afectando a 13 mil agricultores y 6 mil comerciantes, con una pérdida para ENACO de medio millón de soles desde el inicio de la medida de fuerza. El motivo de la huelga es la exigencia por parte de los 200 trabajadores de la remoción de la Junta Directiva encabezada por el marino Rafael Cánovas Petrozzi, que desde que llego al cargo en el 2016, a finales del gobierno de Ollanta, permaneciendo con PPK y Vizcarra, ha puesto a perdida por más de tres millones de soles a la institución, además de una serie de irregularidades que lindan con la corrupción. La vieja historia de mal manejo de dinero, aumento de sueldos de funcionarios, gastos inútiles y consultorías sin resultados se repite como en otras esferas del poder.

Lo grave es que, ENACO es una empresa que no podría estar en números rojos bajo ninguna circunstancia. Es el monopolio estatal en la compra y comercialización de hoja de coca, en un país que pasó, según datos oficiales, de 42 a 49 mil hectáreas cultivadas y que estadísticas, de un lustro atrás, indican que los consumidores de uso tradicional y benéfico (masticado, harina, infusiones, etc.) han crecido en 22%. Para que quede claro, para uso benéfico se necesitan un poco más de 10 mil toneladas para 5 millones de usuarios y ENACO solo llega a 1,300 toneladas. Así de ineficiente.

Con ENACO paralizada, los precios de la arroba de hoja de coca se han ido en picada: de 100 soles que ofrece ENACO hoy, los compradores irregulares están pagando solo 40 soles, poniendo a miles de agricultores a punto de iniciar una huelga en varios puntos del país. ¿Qué poder tiene dicha Junta Directiva para sobrevivir tres gobiernos con cifras de espanto? Estos datos están en la oficina del presidente de la república, del consejo de ministros, de varios congresistas y estos señores siguen en sus puestos inamovibles. Los trabajadores de ENACO y los agricultores, otras veces enfrentados, hoy están unidos pues comprenden que remover a estos malos funcionarios es solo el inicio de lo que puede generar una verdadera agenda nacional en la lucha contra el narcotráfico que entienda que el problema es agrario y no policial.

El gobierno ha dado pasos positivos al aprobar el uso de cannabis medicinal, por ejemplo. Ha roto el tabú de que una planta es mala por si sola y hoy son millones los que se pueden beneficiar. Si en esa ruta despenalizamos la hoja de coca y la industrializamos no solo serían millones los que se beneficiarían de su uso médico sino también alimentario en un país con facturas altas por pagar en ambos temas. Esos cientos de millones de soles que usan para reprimir y erradicar a la fuerza podrían ser empresas de acopio, venta e industrialización, dando trabajo a miles de peruanos a los que les urge en regiones tan alejadas como son los valles cocaleros.

El presidente Vizcarra, hace solo unas semanas, salió orgulloso mostrando dos toneladas de cocaína incautada, lo que al fin de año llegará, con suerte, a 20 toneladas. Lo que sus asesores no le dicen es que, siempre con datos oficiales, a este ritmo pasaremos las 500 toneladas producidas y traficadas, que no se incauta más de 7% de insumos químicos, que no está nadie procesado por lavado de activos, que los bancos que han lavado 6 mil millones de dólares siguen impunes y que no se captura ninguna avioneta en zonas apoltronadas de bases policiales y militares, y que los países cooperantes (EE.UU. y la UE) ya no cooperan mucho, son los principales mercados y beneficiarios del dinero del narcotráfico. Es decir que, la estrategia contra el narcotráfico ha fracasado, como ha señalado la ONU desde el año 2014. Y, es tiempo de remover a esos consejeros del fracaso si de verdad queremos enfrentar con éxito este flagelo, como ha hecho Bolivia de la mano de los agricultores y verdaderos estadistas que comprenden que lo social es la llave de toda solución en zonas donde la pobreza empuja a estas labores.

Agregue un comentario

Close Menu