IZQUIERDAS VERGONZANTES

IZQUIERDAS VERGONZANTES

POR: HÉCTOR SOLANO-CHAVARRÍA

Los grises, mas tarde o más temprano, se ponen bien sea negros, o bien sea, blancos.

Y en definitiva, crisis como la que se vive en Venezuela permiten justamente dimensionar esa clase de cosas.

Manuela Carmena, la súper alcaldesa de Madrid, amiga de Podemos, el otro día dio brincos de alegría al enterarse que la Unión Europea reconocía a Juan Guaidó, como presidente “legítimo” de Venezuela. A ese palo se arrimó Iñigo Errejón, al tiempo que Pablo Iglesias, en ese mismo tiempo, tuiteó en solidaridad con los periodistas de EFE que supuestamente fueron detenidos de forma arbitraria en Caracas. Del señor ‘Coletas’, como le llama Jacobo, sin embargo, nunca hemos escuchado absolutamente nada al respecto del bloqueo financiero gracias al cual en Venezuela no hay medicinas para el pueblo, por ejemplo. Esa solidaridad en él no existe.

Beatriz Sánchez, por su parte, quien es el principal referente del Frente Amplio chileno, tampoco se quiso quedar atrás. Con todas las letras, afirmó: “Maduro es un problema para la democracia”, como si la autoproclamación de un fulano equis como presidente de un país no lo fuera. O como si la amenaza de una intervención militar de una potencia como los EEUU en un país latinoamericano no lo fuera.

No me voy a extender sobre las capitulaciones de los otros referentes del FA chileno, los señores Jackson y Boris, o como m… se llamen. A ellos al parecer se les olvidó, o sus padres nunca les contaron, que en su momento el “régimen” de Salvador Allende fue objeto de una agresión bastante similar a la que hoy sufre Venezuela. Y ahí está el balance de la estela de muerte y persecución que vino con Pinochet, tras el golpe de Estado de 1973.

Lo del señor Pepe Mujica mejor ni comentarlo. A él eternamente le estaremos agradecidos por haber llevado a Luis Almagro a la Secretaría general de la OEA. Con el aplauso, dicho sea de paso, del flamante Foro de San Pablo.

Y mejor no seguir… a esta altura está clara una sola cosa: que tanto en Venezuela, como en el resto mundo, solo el pueblo salva al pueblo.

Agregue un comentario

Close Menu