HOMENAJE AL 1 DE MAYO. NUESTROS DEBERES INTERNACIONALISTAS

HOMENAJE AL 1 DE MAYO. NUESTROS DEBERES INTERNACIONALISTAS

POR : GUSTAVO ESPINOZA

El 1 de Mayo es una fecha internacional y, por lo tanto, alude a los deberes internacionalistas que tenemos los trabajadores de todos los países, unidos por la misma causa de la Unidad Proletaria.

Si bien la primera responsabilidad es la que tenemos con nuestro propio pueblo, ella no nos exime, sino más bien nos obliga a mirar el escenario en el que actuamos y vivimos.

Fue José Carlos Mariátegui el primero que nos dijo que la realidad peruana estaba más conectada a la realidad mundial, de lo que se suponía en su tiempo. Y eso, hoy tiene aún más vigencia que antes.

 

EL ENEMIGO, ES EL IMPERIALISMO

Cada vez es más claro en el régimen de dominación capitalista, que el enemigo fundamental de los trabajadores y de los pueblos, es el Imperialismo.

Cuando en la última década del siglo pasado cayó la Unión Soviética y se desmoronó el sistema socialista en Europa del Este, los áulicos del Imperio proclamaron a viva voz su falsa victoria. Dijeron, incluso, que había concluido la historia, y que a partir de entonces, Estados Unidos quedaría consagrado como la primera y única potencia mundial, capaz de regir la suerte de los pueblos en todos los confines del planeta. Se equivocaron de medio a medio.

Apenas diez años después, con el advenimiento del nuevo siglo, los pueblos retomaron su camino de victoria. No sólo fue posible conservar regímenes progresistas en varios continentes, sino también recuperar espacios perdidos incluso en América Latina.

En esta parte del mundo, Cuba afirmó su derrotero, pero Venezuela y Nicaragua se sumaron a ella emprendiendo un camino liberador. A su lado, surgieron gobiernos progresistas que dejaron huella en la conciencia de millones de hombres y mujeres. Eso ha permitido que en nuestros días, superando momentos de derrota, se alcen otra vez gobiernos avanzados en Argentina y en México y se afirmen sólidos procesos sociales en otros países.

 

AFIRMANDO EL PROCESO EMANCIPADOR

Así en nuestro continente se ha afirmado ya el Proceso Emancipador Latinoamericano. Cuba Socialista, Venezuela Bolivariana y Nicaragua Sandinista señalan el derrotero de los pueblos; pero ellos transitan, a partir de sus propias experiencias, bajo la influencia de modelos específicos y diversos con una base común: la lucha nacional liberadora

En este 1 de Mayo es deber de todos estudiar y conocer la realidad de estos, y otros países, en los que ganan puntos los trabajadores consolidando rutas nacional-liberadoras. Y eso obliga, ciertamente a cerrar el paso a la política imperialista que mantiene un crimina bloqueo contra Cuba¸ que prepara agresiones armadas contra Venezuela y ataca sistemáticamente a la Nicaragua Sandinista, a la par que promueve una intensa campaña contra las fuerzas progresistas de todos los países.

No es un secreto que la administración yanqui organiza desde hace ya varios años, una intervención militar contra Venezuela. No la ha ejecutado porque sabe que no saldrá indemne de esa aventura, y porque es consciente que ella se puede revertir perjudicando aún más sus propios intereses.

Pero nadie puede llamarse a engaño. Hay que estar atentos y movilizados desplegando siempre campañas solidarias con estos pueblos hermanos.

 

EL IMPERIO PONE EN PELIGRO LA PAZ

La política agresiva del imperialismo pone en peligro la paz del mundo. En el empeño por apoderarse del Petróleo y el Gas en diversos confines de la tierra, el gobierno de los Estadio Unidos ejecuta una constante política de agresión y de guerra. Así, ocupó Afganistán; invadió Irak derribando a su gobierno y asesinando a su líder Saddam Hussein; atacó Libia, matando a Gadaphi; incursionó en Siria, con similares propósitos; y se valió de sus “gobiernos amigos” –Arabia Saudita e Israel- para agredir sistemáticamente al pueblo Palestino y a Yemén.

Pero esta política ha fracasado. El gobierno norteamericano no puede imponer las reglas de juego a los países del Medio Oriente. Y tampoco puede doblegar al régimen progresista de Siria, aun moviendo contra él a bandas terroristas, armadas y alimentadas por Washington. Hoy puede asegurarse que la estrategia de dominación de la Casa Blanca, ha fracasado en esa región.

El surgimiento de otras grandes potencias, ha bloqueado la capacidad operativa de Washington y el Pentágono. Por eso Estados Unidos vuelve los ojos a nuestro continente y busca traer a América Latina su esquema de dominación y de guerra. Eso explica la ofensiva contra nuestros pueblos.

 

LA SOLIDARIDAD ES NUESTRO PRIMER DEBER

En este contexto, la solidaridad con todos los pueblos del mundo es nuestro primer deber. Eso nos obliga a mirar con simpatía la evolución del proceso social en Rusia, que recupera su posición en el escenario mundial; el avance del gobierno de la República Popular China, convertida hoy en una inmensa potencia; y la posición anti imperialista de Irán, que detiene la agresividad yanqui en el Golfo Pérsico.

El Internacionalismo es una palabra. Es un comportamiento de clase que nos ayuda a mirar con optimismo el camino de los pueblos.

 

Lima, 30 de abril del 2020

Agregue un comentario

Close Menu