HACIA UN NACIONALISMO PLEBEYO
Fuente: Diario Uno

HACIA UN NACIONALISMO PLEBEYO

POR: JUAN RAVINES

Cesar Guardia Mayorga en el prólogo que realiza al famoso libro Peruanicemos al Perú de José Carlos Mariátegui, distingue dos tipos de nacionalismo:

-El nacionalismo burgués, que puede traducirse en la idea del aislamiento nacional y la desconfianza hacia los países periféricos.

-Y el nacionalismo democrático, que puede entenderse como la tendencia nacionalista que aparece en los países colonizados, y que responde a un sentimiento de lucha por la conquista de la independencia.

Es al nacionalismo burgués al que asociamos todas las críticas achacadas al nacionalismo en términos generales: fuente de ánimos xenófobos, discriminatorios y hasta colonizadores. Y es en el segundo tipo de  nacionalismo en donde podemos encontrar un recurso revolucionario, de movilización social libertaria. Es decir, el nacionalismo per se no representa una amenaza a la convivencia social como muchos han querido suponer, pero bueno, vayamos por partes.

El Nacionalismo puede entenderse como un discurso político que busca mantener cohesionada a la comunidad imaginaria a la que se dirige, manteniendo vivo el espíritu de un pasado identitario. Ahora, dadas las diferencias entre los nacionalismos, la primacía de uno sobre los otros está en función de los intereses de  las clases dominantes, que encuentran en los aparatos ideológicos del Estado (Los Medios de Comunicación y el Sistema Educativo, por poner unos ejemplos) el mecanismo ideal para  su propagación y reproducción.

En el Perú ¿Qué tipo de nacionalismo fomentan los Aparatos Ideológicos del Estado Neoliberal? Y en este contexto ¿Qué tipo de nacionalismo se ha  percibido entre líneas en toda la propaganda de estas últimas fiestas patrias?  Evidentemente no nos encontramos frente a un nacionalismo democrático, sino más bien frente a nacionalismo del cual podemos decir que se caracteriza por ser :

-Conservador: dado que bajo un discurso de tintes nacionalistas se honra y perpetúa las instituciones estatales de la Constitución del 93.

-Efímero: dado que se sostiene por momentos, efervescente, fundamentalmente sobre la explosión deportiva, la victoria simbólica, la ilusoria sensación de triunfo que solo el deporte otorga.

-Mercantil: puesto que ahora el discurso nacionalista oficial, inevitablemente aterriza en el invento de la marca Perú, la mercantilización del idea de nación.

Enfrentar el discurso nacionalista irradiado por los Aparatos ideológicos del Estado Neoliberal Peruano, supone romper los cercos que nos imponen las clases dominantes. Esto naturalmente supone a su vez una batalla cultural sostenida, cuya materialización en nuevas formas estatales solo será posible a través del levantamiento plebeyo, la movilización popular que socave la hegemonía de las clases dominantes, que ponga en cuestión su poder y tire al suelo la legitimidad que las sostiene.

Solo a través de los estallidos sociales que generan  las fracturas del modelo, como han sido los conflictos socio-ambientales, las huelgas estudiantiles, las luchas de los profesores, las movilizaciones campesinas, etc; solo a través de ellos y su avance victorioso, será posible disputar un nuevo nacionalismo de tipo plebeyo, radical y transformador, un nuevo nacionalismo que inflame el pecho de los peruanos, y que nos guie en la realización de la promesa de Peruanizar el Perú.

Agregue un comentario

Close Menu