GUERRA DE CUARTA GENERACIÓN

GUERRA DE CUARTA GENERACIÓN

POR: DIEGO NEYRA

El arte de la guerra es el arte del engaño, dice una de las máximas de Tsun Tzu. Es vieja, aunque no por ello menos efectiva, la táctica de utilizar las tretas y el engaño para desmoralizar al enemigo. Sin embargo, la crisis política internacional desencadenada en torno a Venezuela ha dado lugar para que los grandes medios de comunicación den muestras del nuevo nivel de injerencia que han alcanzado.

Prácticamente han desplazado la autoridad de cualquier organismo internacional. Los tweets de Luis Almagro (secretario general de la OEA), difundidos a diestra y siniestra por los medios, han reemplazado cualquier resolución verídica de la OEA, que en la práctica, sigue reconociendo al gobierno bolivariano. A pesar de que el Comité Internacional de la Cruz Roja no reconoce el envío de Estados Unidos a la frontera colombo-venezolana como “ayuda humanitaria” y ha llamado a no politizar el término ni sus procedimientos, los medios de comunicación con mayor poder de fusión, desde CNN, BBC hasta El Comercio, La República y otros siguen repitiendo hasta el cansancio que el gobierno chavista “impide el envío de ayuda humanitaria”.

Han sido capaces de promover, difundir y respaldar a nivel mundial un hecho sin precedentes en la política mundial: la “autoproclamación” de un diputado que nunca ha participado de ningún proceso electoral presidencial ni dirige ninguna fuerza política o militar como presidente de un país sudamericano. Han organizado y presionado para que los halcones de Washington y decenas de artistas dependientes del lobby de Miami se presenten a pocos metros de la frontera venezolana para obligar al ingreso ilegal e ilegítimo de convoys norteamericanos, en una clara provocación militar a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

A partir de este año, la llamada guerra de cuarta generación no solo contará con la legitimación y el aparato propagandístico de las mass media, sino que ellas mismas, convertidas en monstruos corporativos, participarán en la organización y ejecución de las operaciones militares de invasión colonial del imperio.

Ha llegado el momento de que las fuerzas de liberación y antiimperialistas rechacen como anacrónico, farsante y dictatorial el tradicional concepto de “libertad de prensa” y se cree uno nuevo, basado en la verdadera libertad de información y opinión de los pueblos y en una prensa verdaderamente libre de los poderes corporativos y fácticos del mundo. Vale la pena repensar si no ha llegado la hora de plantear una nueva lógica nacional e internacional respecto de los medios de comunicación que elimine la lógica de las corporaciones comunicacionales.

 

Agregue un comentario

Close Menu