ES TIEMPO DE LA VERDAD
Fuente: Diario Correo

ES TIEMPO DE LA VERDAD

POR: HENRY SANCHEZ

Tras la disolución del congreso y la convocatoria a elecciones congresales, los partidos políticos han empezado a desempolvar sus locales de campaña y buscan entre sus partidarios, simpatizantes y ciudadanos, cual equipos de futbol, a quienes consideran serán los mejores cuadros para representarlos en estas lides; Los partidos políticos tradicionales, juegan su partido aparte, copados por personajes ya conocidos (buenos y malos) quienes cual caudillos empiezan sus pullas entre ellos para ver quien encabeza la lista o quien se queda con el dominio de la dirección del partido y así poder acomodar como candidatos a sus pupilos.

Por otro lado, los ciudadanos de a pie empiezan con su tradicional “queremos el cambio” pero a la hora de apoyar a su candidato no les interesa si este es o no un buen ciudadano, si tiene un pasado oscuro o si ha obtenido buenos logros en favor de la sociedad, si tiene experiencia y si conoce del trabajo político y de gestión pública, si es coherente entre lo que dice y lo que hace o lo que va hacer desde la función congresal o si es de izquierda, centro o derecha; pues para muchos les basta con escuchar que su candidato les diga que va a trabajar por su región, provincia, distrito o pueblo y se ciegan ante este discurso para finalmente decir “con mi candidato progresará mi sector”.

Es lamentable pero tenemos que decirlo, muchos de nuestros ciudadanos se han mecanizado solo en oír a los candidatos, más aún si este le es ya conocido por algún tipo de fama obtenida o si tiene capacidad económica para hacer frente a la campaña, el ciudadano por lo general ve la campaña electoral como un campeonato donde gana el más fuerte, es por eso que rápidamente se convierte en simpatizante o seguidor de alguno que le asegure una contienda competitiva y de triunfo, muchas veces no le interesa lo que diga el candidato pues para él basta con oírlo decir que lo representará y que trabajará por su progreso, asumiéndolo como una promesa, y para ello lo ayudará esmeradamente en la búsqueda de votos que concreticen su triunfo.

De seguro estos meses veremos a muchos candidatos en las calles, en los set de radio y televisión y en las redes sociales, diciendo que nos representan y que con ellos llegara el verdadero cambio y el progreso a nuestros pueblos y se desatará una guerra sin cuartel entre ellos y sus seguidores para desprestigiarse entre sí con tal de alcanzar la tan anhelada curul.

Algunos otros, con mayores recursos, recurrirán a los consultores políticos quienes con libro en mano les dirán que tienen que aplicar en la campaña el Marketing Político y saldrán a las calles a hacer gala de las estrategias diseñadas para obtener un voto, de seguro veremos mucho merchandising y regalos, y nos harán olvidar que esta campaña tenía que ser una campaña de pocos recursos económicos y veremos bailar junto a los candidatos, muñecos representativos de sus símbolos partidarios al ritmo de pegajosas canciones, además de un mensaje confuso que solo dejará en el sentir ciudadano la idea de que ellos nos quieren ayudar a progresar, aun cuando en realidad no saben cómo, pero se mantendrán firmes con su estrategia porque en muchos de los casos su único objetivo es llegar a ocupar una silla congresal para defender sus propios intereses.

En esta contienda electoral los ciudadanos debemos entender que no es función de un congresista gestionar obras, mucho menos ejecutarlas en favor de los pueblos, la función congresal es netamente legislativa (aprobar leyes) y fiscalizadora, pero además debemos tener en cuenta que los proyectos de ley que un congresista propone, para  ser aprobada,  requiere  del respaldo de la mayoría congresal entre otros factores caso contrario pasará a dormir en el sueño de los justos.

Por ello, antes de ilusionarnos debemos como ciudadanos entender de manera clara cuál es la tarea que desempeña un congresista y quien es realmente el candidato que nos va a representar, para luego, no tener que estar lamentándonos o deseándole lo peor a nuestro elegido, así mismo los candidatos deberían darse a la tarea de explicar con claridad la función que van a cumplir, debemos entender como políticos, que cuando se está en calidad de candidato solo hacemos Propuestas y no Promesas como el ciudadano hoy en día lo entiende, además de que las propuestas dependen de diversos factores para concretarse cuando ya se está en la función pública, es tiempo de que los políticos (Candidatos) se sinceren y comuniquen de manera correcta y efectiva sus propuestas (no Promesas) y no solo despierten en los ciudadanos la ilusión de un mañana mejor, con el afán de ganar votos, aprovechándose de que la gente esta tan ansiosa de progreso y vive esperanzada en los políticos a tal punto que solo los oyen y no los escuchan.

Finalmente, el 26 de enero del 2020 de todos los candidatos congresales a nivel nacional se elegirán a 130 para representarnos y en nuestra región solo serán electos 5 de ellos, por eso, si los elegimos “sin escucharlos” pasaran apenas unos cuantos meses y volveremos a decir en las calles que esos congresistas no trabajan por nuestro pueblo y que se han olvidado de nosotros, y volveremos con la cantaleta del “queremos cambio” para que en realidad “nada cambie”.

Agregue un comentario

Close Menu