ENFOQUE DE GÉNERO Y LECCIONES DEL TÍO SAM

ENFOQUE DE GÉNERO Y LECCIONES DEL TÍO SAM

POR: LUIS ZALDIVAR

Dialogando con el director de este espacio (sobre las desafortunadas declaraciones en contra del enfoque de género brindadas por el gobernador de Junín, Vladimir Cerrón), me parece adecuado alertar sobre cómo el avance de políticas sociales liberales, también ha causado serios problemas en la izquierda estadounidense (coalición Demócrata) de cara a las elecciones del 2020.

Cuando Hillary Clinton perdió la elección del 2016, los análisis políticos arrojaron que la apuesta demócrata de proponer un gobierno identificado con las minorías había alienado a la mayoría de familias tradicionales identificadas con el cristianismo protestante. Sumado a ello, el bloque LGTB (en posiciones de poder dentro del partido) ahuyentó a las organizaciones de base afroamericanas organizadas principalmente alrededor de iglesias bautistas. En otras palabras, en los últimos años los demócratas han asumido totalmente el enfoque de género, aun a costa de perder activistas y votos en lugares donde tradicionalmente obtenían réditos en respaldo a sus políticas redistributivas. Solo hay que ver el itinerario de viaje de la ex candidata presidencial en los últimos dos meses de campaña para descubrir que sus prioridades de antaño han cambiado: pasó más tiempo en ciudades cosmopolitas, obviando por completo los tradicionales bastiones demócratas de Michigan y Pensilvania (que sorpresivamente votaron a favor de Donald Trump dándole la victoria).

Ahora bien; la derrota de Clinton puede ser contrastada con los triunfos demócratas en las elecciones congresales del 2018, donde descubrimos que candidatos que representan a sus comunidades, pueden ganar en sitios donde Trump venció en las elecciones dos años antes. Y es que en vez de tener una plataforma ideológica nacional, el partido Demócrata le dio carta libre a los candidatos locales para que encontrasen el mensaje idóneo para ganar, lo que en varios lugares significó no hablar de temas espinosos como la identidad de género o reparaciones étnicas a las minorías. Dicha estrategia no sólo acabó siendo efectiva electoralmente -para efectos prácticos de promover más políticas con enfoque de género-, también resultó mucho mejor, dado que es más factible pasar una legislación teniendo congresistas demócratas a pesar de que sean moderados. Ello, no significó una renuncia o concesión a la igualdad de género, sino un cambio de énfasis local que podría ser imitado por la izquierda peruana si ésta decidiese pensar a largo plazo.

La derecha internacional ha encontrado en el enfoque de género la fuente de la eterna juventud. Son ellos lo más interesados en que todas las políticas progresistas sean vistas como parte de un lobby internacional que promueve la homosexualidad. Las fuerzas progresistas deben ser conscientes de esta estrategia, incluyendo frecuentemente, reivindicaciones locales en el discurso para no ser encasillados y poder ganar elecciones que empoderen el rol de la mujer y las minorías sexuales en la esfera política pública. El futuro determinará si estas lecciones habrán sido asimiladas por el partido Demócrata en las elecciones del 2020 (en Estados Unidos) o por la izquierda local en las elecciones del 2021 (en Perú).

Agregue un comentario

Close Menu