EL ASCENSO DE BOLSONARO

EL ASCENSO DE BOLSONARO

Por: Jimmy Vallejo

Advertencia:

En el presente artículo, no abordaré sobre la injustificada detención de la cárcel a Lula, ni cómo encaró el PT (Partido dos Trabalhadores) la estrategia de la derecha y de los medios de comunicación, si bien es cierto hay errores que asumir desde la izquierda en Brasil, este artículo está destinado a cómo los grupos de poder, la oligarquía que gobierna y la pléyade de empresarios vinculados a las diversas constructoras que están envueltas en el caso Lava Jato, pusieron en el poder a un personaje deleznable como Bolsonaro, la historia dará cuenta de que fueron estos empresarios y políticos los que para mantener sus privilegios de clase usaron a un pelafustán con ínfulas de dictador: Bolsonaro.

El discurso neoliberal en Latinoamérica toma nuevas formas de ejercer su poder y Hegemonía mostrando su verdadero rostro, con el ascenso de gobiernos cargada de una agenda conservadora respecto a los DDHHs pero manteniendo la misma política de extractivismo y pauperización de los derechos laborales, fomentando el discurso del libre mercado no sólo como política de estado sino como paradigma de progreso (aclarando este término como ya superado en el mundo académico), en la práctica está la consolidación de grupos de poder involucrados en Lava Jato, iglesias conservadoras y el empresariado en busca de enriquecerse a expensas de las clases populares. Y todo comenzó con el golpe a Dilma y desde entonces el ataque contra las organizaciones sociales fue en ascenso.

En una entrevista para el New York Times, el actual presidente del Brasil aseveraba: “Faced with congressional deadlock last year, Mr. Fujimori, a civilian, ordered the Peruvian Army to close the country’s Congress and its courts. One year later, Mr. Fujimori rules with a compliant, one-chamber Congres “I sympathize with Fujimori,” the Brazilian congressman continued. “Fujimorization is the way out for Brazil. I am making these warnings because the population is in favor of surgery.”

No encubre su discurso con un lenguaje de lo políticamente correcto usa diatribas, amenaza, acusa con intrigas y elogia a dictadores y militares vinculados otrora a sus regímenes, Bolsonaro aprovecha el descontento sobre todo en las clases medias que han visto como las clases populares iban ganando terreno en la política, usa el miedo, el terror como arma ya es conocido su discurso pero importante resaltarlo, normalizar esta conducta por los medios de comunicación, darle espacio a un oligofrénico, mediatizar su mensaje hace también cómplices a la prensa.

Terminaba el gobierno de Temer con una cifra que rodeaba la de 12 millones de desempleados, siendo ahora una de sus primeras medidas del actual presidente el de reducir el salario mínimo a un monto inferior a los 1006 reales (259,6 dólares) contemplados en el presupuesto 2019, calculados en base a la inflación y la tasa de crecimiento del año pasado.

Hasta el lunes pasado ya iban más de 19 indígenas muertos por los hacendados a tomar tierras y por los madereros, ni que decir sobre grupos como los LGTBIQ+, estamos pues ante una dictadura en el sentido de que no se garantizará los derechos de ninguna ‘minoría’ por así decirlo, este es el auge de la derecha como tal, somos observadores de lo que se viene, fue la derecha que con la manipulación de las instituciones encerró a Lula y es la oligarquía con sus aparatos de comunicación quien tapará todas las atrocidades del régimen de Bolsonaro

Ante estas circunstancias, fácil sería decir que la estrategia por la hegemonía en Brasil debe pasar a la resistencia, en mi humilde opinión, no debemos resistir, debemos formar otros modos de acción por la toma del poder, no basta con tomar las instituciones para mejorar la vida del pueblo, no basta con una agenda de los Derechos Humanos, es necesario crear mitos, de afianzar el socialismo en la cotidianidad del trabajador, de generar el sentimiento de ciudadanía con el quehacer de la vida de las personas. Este no es el fin, tiempos interesantes se avecinan, es momento de pasar a la acción.

Agregue un comentario

Close Menu