DE PRONTO SE VOLVIERON HUMANOS
Foto : The Clinic Online

DE PRONTO SE VOLVIERON HUMANOS

POR: RAISHA CORREA

Reflexionando un poco sobre las publicaciones que vi referente al suicido de Alan García, debo confesar que estoy realmente sorprendida de la hipocresía de muchas personas.

De pronto los hombres que se burlan siempre de los feminicidios  que nos enteramos a diario y que van poniendo me divierte a cada publicación de violencia, se volvieron cristianos y piden misericordia para AG y sus familiares. Así como castigar a los posibles “culpables”.

De pronto los contactos que publican “memes” ofensivos contra las poblaciones LGTBI y se burlan de los crímenes de odio bajo comentarios como: “un cabro menos”, “ojalá los maten a todos” o “esa gente no es normal está enferma”, ahora piden respeto por las palabras que usamos al expresarnos contra AG y que deberíamos tener más tino en nuestros comentarios porque si esta sociedad está enferma, es por gente como “nosotros”.

De pronto aquellos que destilan su odio contra las minorías musulmanas y piden su eliminación de los países a los que migran, llamándolos miserables (así con esas palabras), ahora nos solicitan más empatía y amor por el prójimo. Ahora nos increpan con preguntas como estas: ¿Qué cómo podemos tener tanto odio en nuestro corazón? ¿Qué acaso una persona no puede tener un pensamiento y seguir siendo humano?

De pronto otros que dicen que un “choro” no debería vivir porque es un cáncer para la sociedad y aplauden a los policías que los matan y resaltan el lema “chapa tu choro y déjalo paralítico”, ahora dicen: “lo delincuente no nos quita lo humano” y que “deberíamos aprender a perdonar”.

Entonces no entiendo nada. No entiendo a qué moral, misericordia y empatía interpelan a los demás. No entiendo que su dolor y amor por el prójimo sea tan selectivo. Mucho menos entiendo su lógica de “mejores personas” para una “mejor sociedad”.

Personalmente no me alegra la muerte de AG, pero tampoco me entristece. Respeto la privacidad y el dolor de los familiares porque entiendo que es un sentimiento humano que va más allá de lo que se le impute, pero me parece exagerado y por momentos violento exigir que todos lloremos a alguien que le hizo tanto daño al país y que se marcha, dejando muchas heridas abiertas, con familiares que aún siguen llorando y buscando a sus víctimas.

Respeto a las personas creyentes que sienten misericordia por cualquier ser humano y lo demuestran con sus acciones y discursos, pero a las personas que usan la moral para sus fines personales, políticos y selectivos no puedo mostrar más que mi total rechazo y les digo que su hipocresía es la que más hace daño a este país.

This Post Has One Comment

  1. En total acuerdo

Agregue un comentario

Close Menu