CRISIS CLIMÁTICA, PETRÓLEO Y EXTRACTIVISMO EN TIEMPOS DE CUARENTENA

CRISIS CLIMÁTICA, PETRÓLEO Y EXTRACTIVISMO EN TIEMPOS DE CUARENTENA

POR : MARCO SIPAN

 

Entrevista al politólogo Antonio Zambrano reconocido especialista en cambio climático y energías limpias.   

 

Conversamos brevemente con Antonio Zambrano sobre varios temas que están pasando durante la cuarentena y requieren pensarse con respecto a la crisis climática, el Covid-19, la baja de precios del petróleo en el mundo, la reactivación de la minería y los hidrocarburos en el país, así como la continuidad de las políticas proextractivistas que va implementar la elite política.

 

M.S. Esta pandemia mundial que estamos afrontando como humanidad, pone nuevamente en cuestión la relación entre la sociedad y su impacto en el ambiente ¿Se conocía que una de las consecuencias de la crisis climática podría traer consigo la amenaza de un virus como el Covid-19?

A.Z. En el 2019, salió el informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de las Naciones Unidas, que da un informe especial muy interesante sobre cambio climático y suelos, que básicamente lo que dice es que el ser humano, la agricultura y la silvicultura a través de la producción de carne y ciertos productos agrícolas está lesionando fuertemente a ciertos hábitats en el planeta que va acorralando la vida salvaje, esto genera una presión sobre los ecosistemas. El año pasado también el informe del IPBES (Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios del Ecosistema), concluyó anunciando que en el mundo hoy  existe un millón de los ocho millones de especies animales y vegetales existentes que están amenazadas de extinción y podrían desaparecer en solo décadas. La vida silvestre en general se encuentra en contacto directo con el ser humano. Con esto nos damos cuenta del terrible impacto que como sociedad venimos produciendo.

Pero además,  existe un gigantesco mercado negro de animales salvajes en mundo, lo que ocurre en el mercado de Wuhan en China es solo una muestra. Este comercio de animales salvajes posibilita el desarrollo de ciertas enfermedades. Las llamadas gripe aviar y gripe porcina fueron mutaciones de otros virus, qué necesitaban un elemento intermedio, fueron virus que afectaban a seres humanos qué infectaron a animales, mutaron, y regresaron a infectar a seres humanos convirtiéndose en versiones mucho más fuertes. Este virus que tenemos ahora conocido como Covid-19 es altamente posible que sea una mezcla de estas mutaciones.

Se advirtió desde hace tiempo que las formas como el gran capital desarrolla la industria de la carne, la industria agrícola y la industria en general destruyen los diferentes ecosistemas cercando a la vida salvaje. Es una realidad que está pasando en todo el planeta. El consumo humano ha generado un círculo vicioso que diferentes científicos en distintas partes del mundo hace años han venido señalando, y no se les ha querido escuchar.

 

M.S. Se ha conocido que los precios del petróleo han alcanzado bajas históricas ¿Esto trae consigo la posibilidad de por fin pensar en la producción de energías limpias o por el contrario al ser más barato el petróleo, los países intensificaran su uso?

A.Z. La baja de los precios del petróleo es un tema bastante complejo, desde fines del año pasado e inicio de este año, ha ocurrido un conflicto muy fuerte entre los países productores de petróleo que antes eran la OPEP. Había una fuerte insistencia de Arabia Saudita de elevar su producción pese a que venía cayendo el precio del petróleo desde el año pasado. Pero la caída de febrero y marzo ha sido muy fuerte, la más baja de la historia.

Hay que entender que existen dos puntos de referencia del petróleo en las finanzas.  El petróleo Brent y el petróleo West Texas este último se desplomó por debajo de cero dólares. El petróleo West Texas es el crudo de referencia para América y el petróleo Brent para Europa que también alcanzó precios mínimos históricos.

El petróleo de mayor circulación es el West Texas qué determina los precios de buena parte del petróleo del mundo; al caer por debajo de cero dólares, el problema es, dónde guardar la producción, pues el costo de tenerlo es mayor que el  valor de su venta. No hay como venderlo, porque ha caído la demanda totalmente. Se tiene que conservar en el mar, en barcos cuyo costo de mantenimiento es alrededor de treinta mil dólares por día. Literalmente podrían pagar por llevarse el petróleo.

Trump está intentando reconstituir la demanda con desesperación.  Hay ciertos tipos de petróleo no van a ser explotados, como él de las arenas bituminosas que son los crudos superpesados que se extrae sólo con el fracking (que es un procedimiento altamente peligroso para el ambiente).

El hecho de que sea el petróleo muy barato tiene como consecuencia que se desincentive las energías limpias; sin embargo, existe al respecto un doble debate, por un lado, se dice que cuando se regrese a la supuesta “normalidad” en petróleo va ser tan barato que van a repotenciar la industria petrolera, por el otro, primero se tendría que vender todo lo almacenado y lo que se sigue produciendo en medio oriente.

No es tan fácil salir de este embrollo, hay un problema político muy complicado, a mediano y largo plazo no es interesante invertir en petróleo. Ni la perspectiva inmediata, ni tampoco la histórica parece favorecer al petróleo,  ya se hablaba del fin de su era; porque ya hay alternativas que a mediano plazo pueden generar mayores réditos económicos no solo ambientales. Los inversionistas  tienen miedo invertir en petróleo, están invirtiendo en energías limpias. No hay que olvidar que China tiene el 30% de toda la masa  de energía limpia y básicamente invierte más en energía limpia que todo el planeta.  Son energías que prometen futuro e independencia energética. Yo tengo mis dudas sobre la recuperación del petróleo, no es que no vaya a ver picos de precios altos y por lo mismo mayor contaminación, pero no se va a recuperar de la forma cómo se hubiera podido recuperar en la década de los 70 y 80.

 

 

M.S. En el país, parte de la actividad minera se han mantenido y lo primero que se habla cuando se menciona la recuperación económica es relanzar las actividades como la minería y la producción de hidrocarburos, y desde el gobierno se están tomando medidas para hacerlas más extensivas. Al parecer ¿No se ha aprendido nada sobre la crisis climática que vivimos?

 

Hay varios elementos que tomar en cuenta. Hay un peso gigantesco de la actividad minera, qué es un peso político, que no se puede minimizar; no es en la economía, su aporte en el producto bruto interno es un peso ridículo, lo que si tiene es un peso como divisas. En este momento está bien complicado el comercio de las exportaciones y las importaciones, etcétera. Y los mineros están aprovechando que pueden generar el ingreso de una considerable cantidad de dólares a la economía, cuya génesis de interés del gobierno es mantener estable nuestra moneda, el nuevo sol frente al dólar, eso implica ahuyentar el trauma de la inflación que existe en el país para las cifras macroeconómicas.

Por el otro lado no es que no aprendió nada simplemente, sino que se está yendo a toda marcha, intentando reforzar los sectores extractivos.

Estoy absolutamente seguro que después de la cuarentena viene una ola de ampliación, de “derechos a la minería, el petróleo y el sector forestal”; está circulando un documento que promueve actividades extractivas de madera. Hay que recordar que casi toda la extracción de madera es ilegal pero produce una enorme cifra de dinero.

Esto nos dice, que son los mismos grupos de poder que mantienen el control del Estado van a estar a la ofensiva. Pues no hay una disputa en este campo, el de las grandes decisiones.

Esta crisis va a reafirmar la condición de poder de la clase política y económica neoliberal, que en la actualidad está perdiendo legitimación, pero como no hay un contrapoder, no hay un grupo que les disputen las narrativas, ni hegemonía, ni poder real de la movilización social, ellos van a ejecutar sus decisiones.

Lo que están intentando estos grupos de poder, es que no se descalabre la economía de los de abajo para no perder la legitimidad total que ponga en riesgo su poder, aunque en la práctica se está caminando a ello, esa es la cuerda flojísima por donde está caminando el gobierno.

 

M.S. Algunas cosas para cerrar

A.Z. Ojo con algunos detalles que ponen aún más en riesgo el ambiente, se viene la temporada de “seca”, entre julio y octubre, donde nuevamente llegan los incendios en la Amazonía, el año pasado la pasamos muy mal, seguramente este año la vamos a pasar igual, el detalle es que se va a tener menos capacidad para controlar estos incendios porque la economía va a estar a la baja.

El oleoducto norperuano, estaba cerrado, pero va ser abrierto y hay un decreto supremo que plantea modernizarlo, qué según lo que se lee en el decreto, no es otra cosa que ampliarlo para penetrar hasta la frontera con el Ecuador, extendiendo el oleoducto hasta una zona muy sensible de la Amazonía donde hay comunidades indígenas y reservas protegidas. No hay que olvidar que ya había planes para profundizar el extractivismo antes de la pandemia,  se están intensificando ahora y de seguro están planificando más cosas para ejecutarlas después.

 

 

Agregue un comentario

Close Menu