ANTE LA CRISIS  URGE UNA REVOLUCIÓN PATRIÓTICA PLURINACIONAL

ANTE LA CRISIS URGE UNA REVOLUCIÓN PATRIÓTICA PLURINACIONAL

POR : DIEGO NEYRA*

La crisis desatada por la epidemia ha dejado claro que los neoliberales y la oligarquía ya no pueden manejar el país. Se les cae a pedazos la economía, el sistema de salud quedó desbordado y están orillando al hambre a los peruanos. Solo la recuperación de la riqueza que hemos producido todos durante las últimas décadas, puede permitirnos enfrentar esta crisis con solvencia.

En ese sentido, es urgente que propugnemos medidas revolucionarias:

 

1)    Nacionalización descentralizada de las minas

La gran minería no ha dejado de funcionar ni un minuto en estas seis semanas de cuarentena, y por tanto continúa acumulando millonarias ganancias. Sin embargo, los únicos beneficiarios son las transnacionales y un puñado de familias de la oligarquía criolla. Vamos a articular al empresariado popular que está en la pequeña minería bajo una estrategia sostenible que dignifique a los trabajadores mineros, pague impuestos justos y cuide el ambiente. Recuperar este recurso es clave, pues permitirá que la renta minera genere ingresos estatales suficientes para solventar la crisis, realizar una inversión en gran escala en salud, infraestructura,  agua, desagüe, gas, electrificación, titulación y educación, así como subsidiar la alimentación y la vivienda de millones de peruanos. Solo manteniendo estos ingresos en el país distribuidos a partir de las administraciones regionales articuladas entre el gobierno central y los gobiernos regionales garantizará la recuperación económica de la patria y recursos directos para las regiones, provincias y distritos. Extendiéndose el tiempo prudencial hasta alcanzar la diversificación de la matriz productiva para no depender solamente de esta actividad.

 

2)    La revolución agro-productiva:

Una estrategia de tecnificación y diversificación de la producción de alimentos permitirá sostener a los millones de familias peruanas que están pasando hambre y que inevitablemente caerán en la desnutrición producto de la crisis económica que está en marcha. Para ello se requiere recuperar los latifundios de las agroexportadoras para distribuirlos entre al empresariado popular del agro, a las asociaciones de productores del campesinado nacional, y a las fuerzas armadas y policiales. Otorgando financiamiento libre de interés, mediante el Banco de la Nación y asegurar los derechos laborales a todos los trabajadores del sector agro-productivo.

 

3)     Control del comercio exterior de alimentos:

Limitar la exportación de productos alimentarios, articular a los comerciantes del empresariado popular y a las asociaciones de productores para que garanticen su la circulación y distribución nacional, de tal manera que no haya fuga de alimentos esenciales al extranjero. Aumentar los aranceles a los productos alimentarios para proteger y estimular la producción nacional de competencia extranjera desleal.

 

4)     Recuperación de la infraestructura terrestre, aeroportuaria, marítima y electromagnética

La circulación de personas y mercancías necesarias para afrontar la crisis debe estar libre del cobro privado de peajes, articular al empresariado popular del transporte para el tránsito regulado de los bienes necesarios asegurando la recuperación de las vías nacionales al servicio del país. De la misma forma, los aeropuertos y los puertos marítimos deben estar a disposición del Estado para las necesidades que deba afrontar. Se requiere contar con una línea aérea nacional, por lo que LATAM debe pasar a manos del Estado peruano administrado con un consorcio entre los gremios de ingenieros y la Fuerza Aérea Peruana.

 

5)     Poner los medios de comunicación al servicio de las necesidades del país

En este momento se requiere que los grandes medios de comunicación dejen de ser un negocio privado y el sostén de las políticas expoliadoras de la oligarquía y se pongan al servicio del país para afrontar la crisis. Por lo tanto, se administrarán bajo un sistema de concesiones en las que estarán prohibidas de participar las empresas que tengan vínculos económicos o legales con la banca privada, la minería, empresas corruptas como Odebretch o al club de la construcción. El Estado podrá disponer de horarios para la transmisión de las sesiones educativas a distancia, comunicados oficiales y contenidos apropiados para afrontar la crisis, de acuerdo a la legislación que se estipule para ello. Se prohibirá la difusión de noticias falsas o alarmistas y los programas que denigren a la población peruana. Se entregarán la mayoría de las concesiones a las asociaciones de cada sector productivo de la sociedad comenzando por las agremiaciones de periodistas independientes, comunidades campesinas y pueblos originarios, sindicatos, colegios profesionales, asociaciones de la sociedad civil entre otros, quienes las administrarán sin mayores restricciones que las estipuladas por la ley y en el marco de la libertad de expresión.

 

6)     Control de la SUNAT, e la banca (control del BCRP) y transferencia de las AFP a los afiliados

Debe terminar el periodo de la SUNAT persecutoria de los empresarios populares y debe dirigir la captación de la tributación a las grandes corporaciones nacionales y extranjeras.

Potenciar el Banco de la Nación para que el ahorro público sirva para financiar la infraestructura estatal y al empresariado popular peruano. Regular las tasas de interés, priorizando el crédito productivo para la pequeña y mediana agricultura, las MYPES y los trabajadores. Eliminar el cobro de tasas de la banca privada y sancionar la usura.

Creación de un sistema público no estatal de pensiones, transfiriendo las AFP a sus afiliados, quienes elegirán por voto directo a los administradores de sus fondos, los cuales no serán poseedores de los mismos sino solo administradores a sueldo, auditados por el Estado y los afiliados para evitar corrupción.

 

7)     Ley del trabajo con derechos plenos

Se requiere proteger el trabajo de los peruanos, garantizando los derechos laborales plenos y la negociación colectiva. Se elevará el salario mínimo de acuerdo a la canasta básica familiar, sin restricciones ni discriminación. Debe articularse el mercado, el trabajo con el ministerio de Educación y las universidades  y los institutos, para desarrollar una enseñanza que eleve la productividad de los todos los sectores de trabajadores.

 

8)      Recuperar el capital expatriado y restringir la fuga de capitales.

Realizar una auditoría general de las corporaciones en el Perú y sus holdings, además de las cuentas extranjeras, particularmente en paraísos fiscales, para demandar su repatriación, con pena de cárcel por corrupción y confiscación de activos y cuentas en el país por el valor correspondiendo a lo expatriado, ya que corresponde a riqueza pública apropiada privadamente y expatriada para evitar el pago de impuestos. Su recuperación permitirá capitalizar al país. Prohibir la fuga de capitales, particularmente a paraísos fiscales. Toda empresa privada que facture en el Perú, debe informar detalladamente sus remesas al extranjero y se pondrá un límite a ellas, de tal forma que la riqueza generada en el país quede en él.  Se prohibirá la generación de cuentas en paraísos fiscales.

 

9)     Control total del sistema sanitario

Prohibición del negocio y el lucro con la emergencia del COVID-19. El Estado asumirá el control de las corporaciones privadas de la salud y las pondrá a disposición de las necesidades sanitarias públicas mediante un sistema mixto o enteramente estatal, y se articularan las clínicas menores dependiendo del caso a un sistema integrado, con el SIS y el MINSA. No se permitirá el cobro por la atención del COVID-19 ni la exclusión de personas por su condición económica, social o racial.

 

10)    Reactivación de la economía con la construcción de la infraestructura eléctrica y electrónica

Urge electrificar totalmente el país, así como conectar el servicio de internet a nivel nacional, para garantizar la educación y los servicios a distancia, por lo que se requiere una inversión no lucrativa (pública) a gran escala que solo puede realizar el Estado. Para ello se debe recuperar Telefónica del Perú, nacionalizando Movistar y su infraestructura, así como las empresas eléctricas y nacionalizar las empresas del Club de la construcción como Graña y Montero.

Estas medidas y otras con el mismo carácter deben ser el nuevo contrato social que se establezca entre los distintos sectores socio-económicos, los pueblos originarios y las diferentes nacionalidades que habitan nuestro territorio patrio. Acuerdos que deben ser los ejes de una Nueva Constitución Patriótica y Plurinacional, entendiendo que solo el Pueblo, salva al Pueblo.

 

* Presidente del Partido Político Plurinacional Más Democracia

Agregue un comentario

Close Menu