¿A QUÉ JUEGA MESÍAS?

¿A QUÉ JUEGA MESÍAS?

Por: Ivan Mena

Con el 2019 se apertura una cuarta etapa consecutiva de autoridades regionales iniciada luego de una reforma descentralizadora aplicada el año 2002. Este proceso descentralizador, actualmente detenido, configuró (y configura) una suerte de estructuras políticas departamentales que en algunos casos lograron notoriedad nacional. Aquellas autoridades locales que desde sus territorios fueron contestatarias al modelo de explotación de minerales, obtuvieron una dura respuesta mediática nacional que buscó descalificarlos, discriminación en la asignación presupuestal de parte del gobierno central, así como, una fuerte presión (¿utilización?) de la Contraloría o las Fiscalías.

Existieron otro tipo de Presidentes (hoy Gobernadores) Regionales que tuvieron mejor trato del centralismo mediático. Dos de ellos ocupan los cargos más importantes del ejecutivo nacional. El Presidente de la República Martin Vizcarra, que luego del Moqueguazo fue el Gobernador Regional, logró estabilizar la presencia de Southern Peru Corporation (sí, la misma de Michiquillay) en el sur del país. Y, el Primer Ministro Cesar Villanueva, tratado igualmente con guantes de seda, aplicó una muy publicitada “reconversión productiva” promovida por el USAID a través de DEVIDA, en la región San Martín.

¿Cuál será la ubicación de Mesías Guevara, actual autoridad regional de Cajamarca? Son más de 30 días al mando del GoRe y, por ejemplo, no mencionó nunca la palabra “Michiquillay”. Aquí sorprendentemente Mesías y Southern coinciden notablemente en la narrativa acerca de los límites de un Gobierno Regional. Cuando El Comercio (12/12/18) le pregunta a la empresa qué opinión le merece la participación del Gobierno Regional de Arequipa en Tía María, dicen: “Son dos canales distintos, el gobierno regional ve los temas de la región y el gobierno nacional es el que ve la autorización de construcción (de la mina)”. Mesías Guevara opina más o menos lo mismo. Esta forma de ver las cosas influirá bastante en la definición del conflicto social entre los ciudadanos de Hualgayoc y la contaminación ambiental de Gold Fields o, en los reclamos por el agua frente a la expansión minera de parte de los vecinos del distrito de la Encañada.

Pero, siguiendo la lógica de las “competencias regionales”, veamos algunos elementos de la nueva administración regional.

La exposición de la imagen de Mesías Guevara en los medios locales es apabullante, incluso con alguna presencia en los tradicionales medios capitalinos. Esto le ha permitido comunicar la idea del estado de arte del Gobierno anterior, afirmando que no existieron avances o que está fue poco transparente. El problema con sus afirmaciones es que terminan en demagogia, en el sentido que no muestra fuente verificable de sus dichos.

Para dar sustento a los nuevos retos que le deparan a Cajamarca, recomendaría revisar los últimos dos Censos o las ENDES del INEI, y así evaluar el desempeño de las brechas sociales históricas del departamento, cuál ha sido su evolución y cuál es la meta que se proponen alcanzar de cara al 2022. Por ejemplo, la anemia en los niños menores de tres años acabó el 2018 con 31% de incidencia, ¿a cuánto lograran reducirla el 2022?

Sobre la transparencia, eslogan oficial de su gobierno, resulta interesante el convenio con la Contraloría sobre la declaración de intereses de los funcionarios. Sin embargo, en la actualidad, ya existía un mecanismo similar, el de Declaración Jurada de Rentas y Bienes en Línea de la misma Contraloría. En realidad, hacia eso apunta uno de los pilares de la modernización de la gestión pública como política de Estado, a promover la TRANSPARENCIA. En ese camino están los enormes avances de las diferentes plataformas virtuales como las Contrataciones del Estado o el Presupuesto Público.

Queda para la anécdota lo expresado por Mesías Guevara justo en frente del Contralor General de la República, donde dijo textualmente “hemos desarrollado un aplicativo en este corto tiempo que tenemos en el gobierno regional para ver el trámite documentario”, eso evidentemente es falso.

Una cuestión a felicitar al Gobierno Regional de Cajamarca es el haber dado marcha atrás en su negativa a firmar el Contrato de ejecución de la carretera Bambamarca al Amazonas por 160 millones de soles aproximadamente. Alegaron, inicialmente, que no se contaba con presupuesto mediante carta notarial dirigida al Contratista, pero sorprendentemente (o felizmente) modificaron su parecer ¡24 horas después!.

Es probable que los diagnósticos situacionales de los diferentes sectores del Gobierno Regional continúen, donde resaltarán las fallas de cobertura o de calidad, y luego de criticar a su predecesor, el actual Gobernador Regional deberá tomar acciones para mejorarlos. Ahí, notará que las restricciones presupuestales impuestas por el Gobierno Central son determinantes para mejorar estas fallas.

Cajamarca deberá superar sus problemas profundizando la disminución de las brechas sociales, incrementando su productividad y no rehuyendo a una discusión seria acerca del cambio de las reglas de juego en la explotación minera. Eso requiere, entre otras cosas, iniciar esta gestión con el ímpetu que las condiciones ameritan, pero con responsabilidad, sin populismos y dándole sostenibilidad a procesos de gestión pública adecuados, ya iniciados.  De lo contrario, se corre el riesgo, que para el 2022 estemos lamentándonos, diciendo: “arrancada de caballo, parada de burro”.

Agregue un comentario

Close Menu